Episcopal News Service

Subscribe to Episcopal News Service feed
The official news service of the Episcopal Church.
Updated: 1 hour 28 min ago

Bishop of Liberia to be installed as archbishop of Church of the Province of West Africa

Fri, 03/01/2019 - 12:17pm

[Anglican Communion News Service] The Anglican Church of the Province of West Africa will have a new primate on March 3 when Archbishop Jonathan Hart, currently Bishop of Liberia and Archbishop of the internal province of West Africa, is installed as archbishop of the entire West Africa province.

The Church of the Province of West Africa has two internal provinces: Ghana, covering the dioceses in that country; and West Africa, covering dioceses in The Gambia, Guinea, Liberia, Sierra Leone, and Cameron. Hart will succeed Archbishop Daniel Sarfo as leader of the province.

Read the full article here.

The post Bishop of Liberia to be installed as archbishop of Church of the Province of West Africa appeared first on Episcopal News Service.

Diocese of New York bishops and spouses will be at Lambeth2020 despite same-sex spouse exclusion

Fri, 03/01/2019 - 11:49am

The bishops of the Diocese of New York issued the following statement March 1 concerning their plans about the 2020 Lambeth Conference from which the Achbishop of Canterbury Justin Welby has decided to exclude same-sex spouses of bishops invited to the gathering.

March 1, 2019

To Our Dear Brothers and Sisters in the Diocese of New York,

Many of you will have learned by now that Justin Welby, the Archbishop of Canterbury, has invited all active bishops in the communion, including gay bishops, to attend the 2020 Lambeth Conference. That is a positive development, since that was not true of the last Lambeth in 2008, when Bishop Gene Robinson was pointedly not invited to attend and participate. However, we are alarmed that at the same time he has said that spouses of bishops who are in same-sex marriages will not be invited. As of this writing that ruling affects a single bishop and spouse in the Anglican Church of Canada, and a single bishop and spouse in the Episcopal Church – Mary Glasspool and her spouse Becki Sander of our own diocese (though note that the bishop-elect of Maine is in a same-sex marriage, and when he becomes the bishop, this will apply to his spouse as well).

In two weeks the House of Bishops will hold our spring meeting in North Carolina, and we expect this matter to occupy some of our time. However, as so many of you have contacted us to know the response we will make from this diocese, we are writing this letter now to inform you of our thinking, understanding that we have not yet been in conversation with the full community of our fellow bishops.

Though this has only recently become public, we have actually been wrestling with this for some time. Archbishop Welby wrote a letter to Bishop Glasspool, and copied Bishop Dietsche, in early December, and the three of us have been in conversation on this matter for the time since. We have considered not attending, in protest over this extraordinary action. But in the end we have concluded that we cannot in conscience remove the voice of the Diocese of New York from the larger conversations at Lambeth regarding sexuality and the inclusion of LGBTQ people in the full sacramental life of the church. We certainly do not want to exclude the unique witness of Bishop Mary and her ministry from those debates and deliberations. So, not without mixed feelings, we the bishops of New York will be attending the Lambeth Conference.

From the start, it has been the conviction of the spouses of Bishops Andy and Allen that they would fully and unambiguously support Becki, their sister and friend. They too look forward to being in conversation with the fuller community of bishops’ spouses, but at this time it is the intention of Becki Sander to accompany Bishop Mary to England, though she will not be permitted to participate in the Lambeth conversations and activities. Margaret Dietsche and Clara Mun are also planning to go to England, to stand with Becki.

So much of our dismay over the Archbishop’s decision is that we are so blessed by the inclusion of members of the LGBTQ community in the full sacramental life of this diocese, including ordination and access to marriage for same-sex couples. We are graced by the lives and witness of the countless gay and lesbian priests, deacons and laypersons who have enhanced and magnified our common life by the depth of their faith, by their courage, and by the self-offering of their lives to the service to God and God’s children. We will be taking to Lambeth the lives and stories of the LGBTQ people of our diocese. We will be taking the hard histories and the holy graces of people who have asked only to receive from their church the dignity and love which they have received from their God. We will bear witness to the struggle and the triumph, and we will give voice at Lambeth to the voiceless many who will not be there. We will carry to Lambeth the spirit raised this year on the 50th anniversary of Stonewall in this our own diocese, and the celebration of World Pride Week. We go to Lambeth so that you will be at Lambeth.

We ask your prayers for the Archbishop of Canterbury, for our two hundred congregations and us your bishops, for the worldwide community of bishops preparing to gather at Lambeth, for those who love us and for those who do not, for the LGBTQ community in the Episcopal Church and the Diocese of New York, and for the gay and lesbian Christians across our communion who do not yet enjoy the fullest possibilities and promise of the church. May the Holy Spirit come to Lambeth, that the prayer of Our Lord Jesus that “all may be one, as the father and I are one” may be realized in our day. With every good wish, we remain

Yours,
The Right Reverend Andrew ML Dietsche
Bishop of New York

The Right Reverend Allen K Shin
Bishop Suffragan of New York

The Right Reverend Mary D Glasspool
Bishop Assistant of New York

The post Diocese of New York bishops and spouses will be at Lambeth2020 despite same-sex spouse exclusion appeared first on Episcopal News Service.

Episcopal bishops bring church’s calls for gun reform to congressional visits on Capitol Hill

Thu, 02/28/2019 - 5:47pm

Jack Cobb of the Office of Government Relations leads a group of bishops that include retired Connecticut Bishop Suffragan Jim Curry, Connecticut Bishop Ian Douglas, Central New York Bishop DeDe Duncan-Probe and Washington Assisting Bishop Chilton Knudsen. Photo: David Paulsen/Episcopal News Service

[Episcopal News Service – Washington, D.C.] It was the best of days and the worst of days for eight Episcopal bishops to be on Capitol Hill pressing lawmakers to pass new gun safety measures.

Much of the oxygen in the nation’s capital on Feb. 27 was being sucked up by the daylong testimony of President Donald Trump’s former lawyer, Michael Cohen, his face on TVs all over Capitol Hill as he called his old boss a racist, a conman and a cheat. But beyond the day’s top political story, an unrelated House vote provided a timely backdrop for the bishops’ advocacy.

The bill, known as H.R. 8, would expand background checks for gun purchases, one of the reforms that Bishops United Against Gun Violence points to as a common-sense measure with widespread support despite the well-funded opposition of gun rights groups like the National Rifle Association.

“Silence on this is complicity,” Connecticut Bishop Ian Douglas told Episcopal News Service during a break in the day’s schedule of meetings with lawmakers and their staffs. “If we’re silent, other people can frame the discourse.”

Bishops United is a network of about 80 Episcopal bishops that formed in the wake of the 2012 massacre of 26 children and educators at Sandy Hook Elementary School in Newtown, Connecticut. Douglas, one of the conveners, still carries with him the memory of that horrific day and its grim aftermath – part of the personal narrative he shares on Capitol Hill to help frame the discourse – though the tragically long list of mass shootings since Sandy Hook supplies the bishops with ample additional examples when calling for legislative action.

The bishops’ day kicked off at 9 a.m. with a closed-door presentation on the pending legislation by Rep. Bobby Scott, a Virginia Democrat, in a conference room at the United Methodist Building across the street from the Capitol.

Rep @BobbyScott to members of Bishops United: Thank you for what you do. It’s important. Thank you for telling us about the people you represent. #BishopsOnTheHill #EpiscopalAdvocacy pic.twitter.com/iaiGA8nqAV

— The Cross Lobby (@TheCrossLobby) February 27, 2019

After Scott left, The Episcopal Church’s Office of Government Relations, which has offices in the building, provided the bishops’ with detailed guidance for an effective day on Capitol Hill. “We want to be here for you, and we want to support the tremendous work that you’re already doing,” said Office of Government Relations Director Rebecca Blachly, whose staff coordinated the congressional meetings and, in most cases, accompanied the bishops from office to office.

Washington Bishop Mariann Budde sat in on the introductory sessions, though she would not be participating in the day’s rounds. She and Douglas were joined by six other bishops. Vermont Bishop Tom Ely had not yet arrived, having scheduled his own Capitol Hill visits with Vermont’s congressional delegation.

Jack Cobb of the Office of Government Relations coaches the bishops on their upcoming visits with congressional offices during an introductory session Feb. 27 held at the United Methodist Building on Capitol Hill. Photo: David Paulsen/Episcopal News Service

Jack Cobb, who tracks domestic policy issues for the Office of Government Relations, highlighted H.R. 8 but also drew the bishops’ attention to H.R. 1112, which seeks to extend the background check waiting period and close what has been called the “Charleston loophole,” exploited by Dylann Roof to purchase the guns used in the killing of seven people in 2015 at the Emanuel African Methodist Episcopal Church in Charleston, South Carolina.

Cobb noted that legislation is particularly important to Rep. Jim Clyburn, whom the bishops were scheduled to meet with in the afternoon. Clyburn is the House majority whip and a Democrat from South Carolina whose father was a preacher.

The 2015 massacre “could have been his church,” Cobb said. “It’s his backyard, and it’s his bill.”

What else should the bishops know? The lines into congressional office buildings are often long, so arrive early, Cobb said. At the same time, “members of Congress will often be late.” Many of the meetings would be with lawmakers’ staffs, who will take notes and summarize the meeting in memos to be read later by their bosses.

Try to reference any local connections individual bishops have with the lawmakers, Cobb said. Although Long Island Bishop Lawrence Provenzano wasn’t part of these meetings, the bishops should acknowledge Provenzano’s support while meeting with Rep. Peter King, the Long Island Republican, who was a co-sponsor on H.R. 8.

For King and other Republicans who broke with their party to support the legislation, “this is a thank you meeting,” Cobb said. “We want them to know they are supported.”

To cap their meetings, the bishops were encouraged to provide the lawmakers’ offices with printed materials about Bishops’ United and The Episcopal Church’s positions on gun violence.

Making the rounds on Capitol Hill

The Episcopal Church’s advocacy for stricter regulations dates back more than four decades, with General Convention regularly passing resolutions supporting various gun control measures, most recently a resolution last year calling on the federal government to study gun violence as a public health issue.

A 1976 resolution took a general stance supporting legislation “aimed at controlling the sale and use of hand guns.” A followup resolution in 1991 specifically backed the Brady Bill, which was passed and became law in 1993, establishing waiting periods and background checks for handgun purchases.

The Brady Bill and a temporary assault weapons ban in 1994 would be the last significant gun control measures to clear Congress.

H.R. 8 was scheduled Feb. 27 for an afternoon vote and likely approval in the House, where Democrats hold the majority, boosting the spirits of the bishops as they prepared to begin their rounds, though Cobbs tempered their optimism.

“In the Senate is where it will have trouble,” Cobb said, explaining that Majority Leader Mitch McConnell had “zero incentive” to put the Senate’s companion bill, 42, on the agenda for debate.

Office of Government Relations Director Rebecca Blachly, left, leads a group of former diocesan bishops: Bishop Joe Doss of New Jersey, Bishop Mark Beckwith of Newark and Bishop Dan Edwards of Nevada. Photo: David Paulsen/Episcopal News Service

After a brief prayer by Douglas, the bishops split into two groups and headed to their respective appointments. Blachly, walking past the Supreme Court toward the House office buildings, led a group that included three former diocesan bishops, Bishop Mark Beckwith of Newark, Bishop Joe Doss of New Jersey and Bishop Dan Edwards of Nevada. Cobb headed in the opposite direction to the Russell Senate Office Building followed by Douglas, Central New York Bishop DeDe Duncan-Probe, retired Bishop Suffragan Jim Curry of Connecticut and Bishop Chilton Knudsen, mere days into her new role as assisting bishop in the Diocese of Washington.

ENS was not granted access inside any of the meetings at lawmakers’ offices but was able to follow Cobb’s group and interview the bishops throughout the morning as they traveled around Capitol Hill, stopping at three Senate offices.

Duncan-Probe admitted early on that she had not expected to take the lead in any of the day’s meetings, given that she is one of the newer members of Bishops United, but she accepted that lead role during her group’s first stop, at the offices of New York Senator Kirsten Gillibrand, a Democrat who also is running for president.

Their meeting was scheduled for 10:45 a.m., but Gillibrand’s representatives were running late because of a meeting at the Capitol. They arrived at 11:13 a.m. and ushered the bishops down the hall and into a meeting room, where Duncan-Probe prepared to kick things off.

The door closed. Time from greeting to end of meeting: 21 minutes.

Central New York Bishop DeDe Duncan-Probe prepares to lead her group’s discussion Feb. 27 with staff members of New York Sen. Kirsten Gillibrand’s office. Photo: David Paulsen/Episcopal News Service

“Excellent job,” Curry said to Duncan-Probe afterward, as the group shuffled along to their next appointment.

“I was talking fast because I was nervous,” Duncan-Probe said, but also because she wanted to thoroughly summarize the bishops’ position. “I was trying to figure out the sound bite I wanted her to take back to Kirsten. … We’re a voting bloc.”

Duncan-Probe elaborated later that her diocese is “struggling with the diversity of this issue.” Episcopalians in Central New York include hunters, military veterans and others who are comfortable around guns, as well as liberal-minded Episcopalians who may never have even held a gun, much less shot one.

“Across the diocese there’s a commitment to having a safe society and a just society,” Duncan-Probe said, even if individuals don’t always agree on the particular approaches.

Jack Cobb and the bishops watch the Michael Cohen testimony on TV as they wait for their next meeting Feb. 27 in the office of Sen. Sheldon Whitehouse, D-Rhode Island. Photo: David Paulsen/Episcopal News Service

Cobb led the group to a basement corridor so they could pass underground into the Hart Senate Office Building.

“Our other meeting has” – he looked at his watch – “started. So we need to keep moving.”

The bishops had hoped to meet in person with Sen. Sheldon Whitehouse, a Democrat from Rhode Island and a fellow Episcopalian, but he was tied up in a committee meeting. As Cobb’s group waited in Whitehouse’s office, they glanced at a TV that was tuned to CNN and the Cohen hearing.

At 11:42 a.m., Whitehouse’s legal counsel Ches Garrison arrived and invited the bishops into a meeting room. Curry took the lead this time. Afterward, they all posed for a group photo.

Meeting duration: 31 minutes.

“We’re dealing with allies,” Curry told ENS on the way out. Trying to persuade a senator or representative to change a “no” vote to a “yes” is important, but Curry said it also is necessary to support those already fighting for reform. “We weren’t saying anything new, and yet we’re received with a sense of gratitude, that we are doing this work.”

The Bishops United group poses for a photo with Ches Garrison, legal counsel for Sen. Sheldon Whitehouse, after their meeting Feb. 27. From left are Jack Cobb of the Office of Government Relations, retired Connecticut Bishop Suffragan Jim Curry, Connecticut Bishop Ian Douglas, Garrison, Washington Assisting Bishop Chilton Knudsen and Douglas’ wife, Kristin Harris. Photo: David Paulsen/Episcopal News Service

Bishops embrace anti-violence mission, impossible to ignore

Their last stop before lunch was the office of Sen. Chris Murphy, D-Connecticut.

“Oh, great. Time for me to go to work,” Douglas said. He took the lead when a woman with Murphy’s staff greeted them and led them to a meeting room.

As they met, the Cohen testimony continued on the TV near the office’s entrance, this one tuned to MSNBC. Nearby, a map of Connecticut features tiny pins placed across the state, put there by the many people who have come to visit the senator’s office. Four individuals entered the office and placed an additional pin on Sandy Hook. They were from Newtown Action Alliance and had come for their own meeting.

The Bishops United group chats Feb. 27 with the Rev. Michele Morgan, rector of St. Mark’s Episcopal Church on Capitol Hill, who was visiting Sen. Chris Murphy’s office as part of a group from Newtown Action Alliance. Photo: David Paulsen/Episcopal News Service

When the bishops wrapped up – 24 minutes – they greeted the Newtown group like old friends. One of them was the Rev. Michele Moran, of St. Mark’s Episcopal Church on Capitol Hill, who is politically active on gun violence issues in Washington. Another was Eric Milgram, whose daughter was a first-grader at Sandy Hook at the time of the massacre and survived.

“Are you pounding the pavement?” Newtown Action Alliance Chairwoman Po Murray asked.

“Oh, yeah,” Douglas replied.

At lunch back at the United Methodist Building, Douglas told ENS he always begins conversations on these issues by saying he never intended it to be part of his agenda when he became bishop, but it became unavoidable after Dec. 12, 2012. St. John’s Episcopal Church next to Sandy Hook Elementary School became a site for community grieving after the massacre, and on a more personal level, Douglas felt the impact of the rampage directly during a service for Ben Wheeler, one of the young victims whose family attended Trinity Episcopal Church in Newtown.

“I made a commitment to his parents, that this would be part of my vocation and my ministry as long as I’m bishop,” Douglas said.

He thinks Murphy feels the same, but in the role of a lawmaker instead of a religious leader. Murphy was the congressman representing Newtown at the time of the shooting, and now as senator, he is the lead sponsor of the Senate bill seeking to expand background checks.

After lunch, most of the bishops left for the Capitol to meet with Clyburn, the majority whip. Ely, after sharing a meal with his fellow bishops, parted ways to see his home-state senator, Patrick Leahy, a Democrat. But when Ely arrived in Leahy’s office, the office TV was tuned not to the Cohen hearing but to Leahy’s floor speech in the Senate on climate change. Was Leahy unavailable to meet in person?

Moments later, Leahy senior adviser Kevin McDonald arrived and reassured Ely that the senator was waiting to meet the bishop over in the Capitol. “This is [Leahy’s] biggest meeting of the day,” McDonald said.

Meanwhile, as the House debated the background check bill, Douglas and Knudsen made their way to the lawn on the east side of the Capitol, where celebratory gatherings were planned for the bill’s expected passage. The Newtown Action Alliance representatives met them there.

Bishops United would spend much of Feb. 28 meeting with Newtown Action Alliance and other partners in the fight against gun violence as the bishops plot the network’s future path. Their week culminates March 1 with a noon prayer service that will be streamed live on Facebook.

On Feb. 27, news broke around 4 p.m. that H.R. 8 cleared the House by a vote of 240-190, and lawmakers began pouring out of the Capitol for photo-ops, some in front of the Capitol’s steps and others on the lawn. House Speaker Nancy Pelosi joined a crowd of bill supporters and posed for photos with them standing next to Rep. Lucy McBath, a freshman Democrat from Georgia whose son was shot and killed in 2012. (The House would pass Clyburn’s “Charleston loophole” bill the next day.)

Douglas, Knudsen and the group from Newtown Action Alliance gravitated to a nearby spot on the Capitol steps where members of the Connecticut congressional delegation, including Murphy, had gathered to herald the House vote.

.@ctbishopian speaks with his state’s senators @SenBlumenthal and @ChrisMurphyCT in the wake of the House passing #HR8 on universal background checks. #BishopsOnTheHill #EpiscopalAdvocacy pic.twitter.com/ViCHlItxOx

— The Cross Lobby (@TheCrossLobby) February 27, 2019

Murphy vowed to work toward passage in the Senate as well while acknowledging that progress on gun reform has long been an uphill battle.

“This is an advertisement for why elections matter,” the senator said. “This is an advertisement for why persistent political action matters. Big social change doesn’t happen overnight. You hit obstacles. You fail before you succeed.”

– David Paulsen is an editor and reporter for the Episcopal News Service. He can be reached at dpaulsen@episcopalchurch.org.

The post Episcopal bishops bring church’s calls for gun reform to congressional visits on Capitol Hill appeared first on Episcopal News Service.

Anglican and Roman Catholic archbishops of Dublin appeal for return of The Crusader’s head

Thu, 02/28/2019 - 11:40am

[Anglican Communion News Service] An ecumenical appeal for the return of the mummified head of an 800-year-old body known as “The Crusader” has been made by the Anglican and Roman Catholic Archbishops of Dublin. The head was stolen during a raid on the crypt of St Michan’s Church in Dublin at the weekend. The crypt, a popular tourist attraction, contained other mummified remains, including the 400-year-old remains of a nun, which were also vandalised in the attack. Since news of the attack first broke earlier this week, it has emerged that the intruders also broke into the family vault of William Rowan Hamilton, the 19th century mathematician whose studies paved the way for quantum theory and stole another skull.

Read the entire article here.

The post Anglican and Roman Catholic archbishops of Dublin appeal for return of The Crusader’s head appeared first on Episcopal News Service.

Mothers’ Union: one of Anglican Communion’s greatest gifts to worldwide church – Welby

Thu, 02/28/2019 - 11:40am

[Anglican Communion News Service] Archbishop of Canterbury Justin Welby has praised the “unique and extraordinary” work of the Mothers’ Union, as he commissioned the international Anglican mission agency’s new Worldwide President, Sheran Harper, during a service in London’s Southwark Cathedral February 26. Sheran Harper from Guyana, the former provincial president of the Mothers’ Union in the Province of the West Indies, is the first worldwide president to be elected from outside the United Kingdom.

Read the entire article here.

The post Mothers’ Union: one of Anglican Communion’s greatest gifts to worldwide church – Welby appeared first on Episcopal News Service.

Discurso de apertura del Obispo Presidente Curry en la reunión del Consejo Ejecutivo de La Iglesia Episcopal

Wed, 02/27/2019 - 5:32pm

[27 de febrero, 2019]  El Obispo Presidente y Primado Michael Curry hizo estos comentarios en la sesión de apertura del Consejo Ejecutivo de La Iglesia Episcopal el 21 de febrero:

Permítanme comenzar con una disculpa si les parezco confuso. Acabo de regresar de Sudáfrica, literalmente ayer por la mañana. Pero creo que he me reciclado y que estoy en esta zona horaria, pero lo sabremos en un minuto…

Mientras estuve en la provincia de Sudáfrica, [conocí a] buenos amigos de nuestra Iglesia y el Obispo Thabo, que es simplemente un líder y socio maravilloso en la fe, y [estuve con] muchos otros buenos amigos. Pero mientras estábamos allí, una de las cosas que tuvimos la oportunidad de hacer fue reunirnos con los jóvenes. La conversación que tuvimos con varios jóvenes fue simplemente extraordinaria. Quieren hablar del movimiento de Jesús. Lo que realmente significa para sus vidas, y este tema del Camino del amor del que hemos estado hablando aquí. Permítanme, darles dos textos que realmente surgieron de esa conversación y quizás de nuestra vida juntos.

El primero es de los Hechos de los Apóstoles. Jesús habla a los discípulos después de la resurrección. Después de la crucifixión y justo antes de su ascensión. Les dice: “Cuando el Espíritu Santo venga sobre ustedes, recibirán poder y saldrán a dar testimonio de mí en Jerusalén, toda la región de Judea y de Samaria y hasta en las partes más lejanas de la tierra”. Ustedes serán mis testigos hasta los confines de la tierra, hasta el fin de los tiempos, en todas las épocas, en todas las culturas. Serán mis testigos.

El segundo es el de un amigo mío, Charles Marsh, que enseña en la Universidad de Virginia. De hecho, por sus antecedentes, en realidad es un académico de Bonhoeffer, pero ha realizado un gran trabajo teológico sobre la espiritualidad del movimiento de los derechos civiles y de la historia de ese movimiento teológicamente entendido. Llegó a ese punto con cierta credibilidad, ya que era hijo de un pastor bautista en Mississippi durante la época del movimiento, un hombre, un blanco que defendió la justicia y perdió su iglesia. Charles llega a ello con cierta credibilidad.

En uno de sus estudios en un libro titulado “La comunidad amada”, dice esto, y cito: “Jesús de Nazaret comenzó el movimiento más revolucionario de la historia de la humanidad. Un movimiento basado en el amor incondicional de Dios por el mundo y el mandato de vivir ese amor”. Jesús comenzó el movimiento más revolucionario de la historia humana. Un movimiento de personas que se atrevieron a entregarle sus vidas y a su verdadero camino del amor, que es el único camino a la vida, no solo para la iglesia, sino para el mundo. Un Movimiento de Jesús, si es un Movimiento de Jesús, trata de atreverse a vivir dando testimonio de su camino del amor. Ese camino del amor es el camino de vida para el mundo y para la iglesia. Una iglesia que no vive de esa manera no tiene vida en ella. Ese camino del amor es el camino. Es la verdad, y es la vida.

Mientras estábamos en Sudáfrica, como dije, el último día, nos reunimos con los jóvenes. Hasta  se momento habíamos estado con ellos en varias configuraciones. Estuvieron con nosotros en la catedral el domingo por la mañana, una grande y gloriosa, en verdad maravillosa celebración y servicio. En realidad, solo fueron dos horas y media, que–

Eso es casi una misa “baja”. Realmente fue bastante corta. Luego, por la tarde, [nos reunimos] para una conferencia y un poco de conversación y preguntas y respuestas, todo lo cual se centró en la juventud, los jóvenes. Incluso con una multitud de congregación mixta. Cuando nos conocimos, estos eran jóvenes que crecieron conociendo el legado del apartheid. Habrían sido demasiado jóvenes, pero lo conocían muy íntimamente.

Jóvenes tuvieron ya dos arzobispos, Desmond Tutu y el Arzobispo Ndungane y ahora lo es el Arzobispo Thabo. Crecieron en una provincia donde hay dos de las tres mujeres obispos en el continente africano que se encuentran en esa provincia. Han crecido en una provincia que ha tenido el coraje de tener conversaciones sobre la sexualidad humana. Están teniendo conversaciones. Han crecido en una provincia que ha estado dispuesta a enfrentar las cuestiones de la trata de personas y la devastación de vidas en medio de una cultura. Una iglesia que ha estado dispuesta a hablar sobre temas sociales no como asuntos de sociología, sino como asuntos que conciernen al Dios Todopoderoso, que es la fuente de todo amor y toda compasión y toda decencia. Han crecido en una iglesia que les ha enseñado la fe y se la ha enseñado bien. Sin embargo, uno de ellos hizo la pregunta que estaba en el corazón de todos ellos. Lo dijo y me perdí porque, al principio, no sabía lo que realmente estaba preguntando.

Dijo: “Vivimos en una era digital, una era que realmente cambió nuestros mundos”. Dijo: “¿Hay un futuro para la iglesia?” Al principio, no estaba seguro de lo que realmente preguntaba. Luego me di cuenta de que preguntaba: ¿hay un futuro para la fe? ¿Tiene la fe un futuro y, por lo tanto, la iglesia, la comunidad de los que tienen fe en Jesús, tiene un futuro?

Esa puede ser una de las preguntas más críticas que tenemos ante nosotros en nuestro tiempo. Sospecho que es la sabiduría del Espíritu Santo lo que ha llevado a Russ Randle, nuestro propio Russ Randle, a estar dispuesto a asumir la responsabilidad de guiarnos en el curso de este trienio en conversaciones progresivas que están comenzando a hacer las preguntas: “¿Cómo se ve la fe en el tiempo en que vivimos y en los días que nos esperan?” No con el propósito de crear otro plan estratégico. Esos son buenos y tienen su lugar, sino con el propósito de atrevernos a preguntar al espíritu:“¿A dónde iremos?”

¿Tiene la fe un futuro, tiene la fe un futuro? ¿Hay futuro para La Iglesia Episcopal? ¿Hay futuro para la Comunión Anglicana? ¿Hay un futuro para la Iglesia Católica Romana? Mientras hago esas preguntas, oigan la cultura que nos rodea, oigan los problemas que se presentan hoy ante la iglesia. ¿Hay futuro para la Convención Bautista del Sur? ¿Hay un futuro para la Iglesia Evangélica Luterana de América? ¿Hay un futuro para los presbiterianos y los congregacionalistas? ¿Hay un futuro para el judaísmo, un futuro para el Islam? ¿Hay un futuro para la fe religiosa? ¿Tiene la fe futuro?

La respuesta que finalmente les di, pero me tomé tiempo para pensarlo bien, fue que no tiene futuro. Si la fe y la religión se ven y se entienden principalmente y esencialmente como un arreglo institucional, la fe no tendrá futuro si creemos que la iglesia es principalmente una institución que debemos apoyarla para que continúe.

Lo digo como hombre de 65 años que, cuando termine su mandato como Obispo Presidente, pasará al Fondo de Pensiones de la Iglesia. No soy anti institucional. Si la iglesia, si nosotros, si el Consejo Ejecutivo, la Convención General, la Cámara de los Diputados, la Cámara de los Obispos, si vemos a la iglesia como una institución, no tendremos futuro. Es así de simple. Miren a nuestro pasado. Pensé en todas esas cosas del seminario que creía que había olvidado, todo [me] vino corriendo hacia mí a las cinco de la mañana cuando me di cuenta de que estaba de vuelta en esta zona horaria. Me di cuenta de que si solo miras a la historia de la iglesia, solo ha sido una institución periódicamente. De hecho esa no es la norma.

Comenzó, nos dicen los eruditos bíblicos, comenzó como este movimiento de Jesús de personas que simplemente se reunieron alrededor de Jesús. Renunciaron a todo lo que tenían, lo siguieron, siguieron sus caminos, eso fue todo. El Hijo del Hombre no tenía dónde recostar su cabeza. Eso fue todo. Todo lo que tenían era Jesús y la capacidad de ir a pescar y alimentarse. Simplemente lo siguieron, era todo lo que tenían.

Oh, los viejos esclavos solían cantar esa canción, ese espiritual: “Puedes tener todo este mundo. Solo dame a Jesús”. Eso es todo lo que tenían. Fue un movimiento de Jesús desde el principio: “Ustedes serán mis testigos”. Despacio pero seguro, ese movimiento fue de Jerusalén a Judea, a Samaria y hasta los confines de la tierra, que era Roma. Eran un pequeño movimiento, un movimiento de chusma [ragtag]. Eso es todo lo que tenían, todo lo que eran. Comenzaron en iglesias casa. Comenzaron como un ferrocarril subterráneo.

Luego vino Constantino y pasaron de un movimiento clandestino a la iglesia establecida. De repente, pasaron de las iglesias casa a las basílicas. Ahora, fíjense, comenzaron a disfrutar de eso. Era bien cómodo. Los obispos se convirtieron en príncipes, se vistieron de púrpura. Ahora me estoy metiendo en problemas. Anillos de oro, gran vampiro matando cruces.

De repente, lo que había sido un movimiento clandestino, por así decirlo, de repente se convirtió en un arreglo institucional. De repente, las iglesias coronaban a los emperadores, pero eso no duró demasiado. Surgieron reformas, y de repente, los arreglos institucionales que se aplicaron en otro tiempo ya no se aplican. Hubo cismas: “Oh, discutieron sobre esa cláusula del Filioque. Oh, la cláusula del Filioque!”. Trae recuerdos tan caros. Argumentaron y, literalmente, la iglesia se dividió, se quebró y se rentó. Ya no era la misma institución. Luego, las reformas y las ilustraciones, cuestionando si, en cualquier caso, se necesitaba una iglesia y ¿quién era el árbitro del conocimiento?

De repente, éramos iglesias estatales y luego nos convertimos en enemigos del mismo estado del que habíamos sido iglesias estatales. Habíamos sido establecidos y luego “desestablecidos”. Habíamos sido la mayoría y ahora, una frágil, pequeña minoría.

La iglesia, si es una institución, ¿ven a dónde voy con esto? No tiene futuro. Lo que le dije a esa gente joven: “Si entienden que están bautizado en un movimiento, en un camino de vida, antes de que el cristianismo fuera siquiera llamado iglesia. Se llamaba el Camino. A lo largo de los Hechos de los Apóstoles, fueron personas del camino, las que siguieron el camino de Jesús, el camino del amor. Ese es el camino de vida, no solo para el mundo, sino que es el camino de vida de la iglesia”.

Siempre que la iglesia sea un movimiento de personas que se atreven a centrar sus vidas en Jesús de Nazaret y sus enseñanzas, y en su camino y su camino del amor, mientras seamos así, las puertas del infierno no prevalecerán contra nosotros. Cuando seamos menos que eso, entonces debemos morir porque no tenemos nada que dar al mundo.

Creo que deberíamos tener vida. El único camino a la vida es el camino del amor desinteresado e incondicional. Ese es el testimonio, ese es el testimonio que tenemos que dar a nuestra amada Iglesia Episcopal, a nuestra Comunión Anglicana, al cristianismo en todo el mundo. De hecho, a las personas de fe de todas las clases y formas, el camino del amor. Realmente es el camino. Es el camino de Jesús. Y, cuando se viva de esa manera, la Iglesia tendrá vida y tendrá un futuro, y puede ser que para nosotros, lo sepan o no, el Espíritu Santo estaba desplegando pensamiento en la mente de ustedes para que se conviertan en la obra de este consejo en nuestro tiempo. Pensar, orar y escuchar lo que el Espíritu le dice a nuestra iglesia y encontrar nuestra vida.

Y así, puede que no tengamos días fáciles por delante. Puede que no, pero no importa. Nuestro Señor fue crucificado. Pilato pensó que lo había matado, que había terminado con él, pero el domingo por la mañana, el hermano se levantó y es a quien seguimos. Y, si seguimos su camino, si seguimos su camino del amor, entonces las puertas del infierno no prevalecerán contra nosotros. Ya he pasado por muchos peligros, trabajos y trampas. “Es la gracia que me ha traído a salvo hasta ahora, y la gracia nos llevará a casa”.

Amén.

The post Discurso de apertura del Obispo Presidente Curry en la reunión del Consejo Ejecutivo de La Iglesia Episcopal appeared first on Episcopal News Service.

Caminando juntos de Jericó a Jerusalén: discurso de apertura del Consejo Ejecutivo de la Presidente de la Cámara de los Diputados

Wed, 02/27/2019 - 5:29pm

[27 de febrero, 2019] La reverenda Gay Clark Jennings, presidente de la Cámara de los Diputados de La Iglesia Episcopal, hizo estas observaciones en la sesión de apertura del Consejo Ejecutivo el 21 de febrero:

Buenos días. Me alegra estar aquí con todos ustedes en la ciudad de Oklahoma, y ​​le agradezco al Obispo Ed, su hospitalidad. Espero pasar bien este tiempo juntos.

No sé para ustedes, pero para mí, ¡vaya un año ha sido ya el 2019! Tuve la suerte de comenzar estando dos semanas de profesora visitante en el Seminario Teológico del Pacífico, donde tuve la oportunidad de conocer a estudiantes residenciales y de baja residencia que estaban capacitándose para el ministerio. Si mi tiempo con ellos fue una indicación, nuestra próxima generación de líderes es brillante, innovadora y está lista para explorar nuevas formas de ser de La Iglesia Episcopal en el siglo XXI. Tuve que dar una charla sobre el gobierno de la Iglesia, que como saben, es mi tema favorito, me reuní con estudiantes de toda la Iglesia para discernir sus vocaciones y tuve que volver a la clase de teología. Una clase de teología nada menos que a las 8:00 de la mañana.

Y luego me fui de vacaciones. Mientras estaba de vacaciones, hice lo que siempre le decía a la gente que hiciera cuando trabajaba en CREDO. Me desenchufé. No miré las redes sociales, ni los informes de noticias, ni el correo electrónico. Luego, el domingo por la noche, cuando entré en Internet hubo una inundación de información. ¿Saben cómo funciona eso, verdad?

Y en esa inundación había una noticia en particular de la que quiero hablarles hoy. Fue la noticia de que el Arzobispo de Canterbury Justin Welby está invitando a algunas esposas de obispos, pero no a todas, a la Conferencia de Lambeth prevista para 2020. Las esposas que él no invita son las que tienen el mismo sexo que los obispos con los que están casadas. Descubrimos esto cuando el Arzobispo Josiah Idowu-Fearon escribió al respecto una publicación en blog. A propósito, el tema de esta Conferencia de Lambeth es: “La Iglesia de Dios para el mundo de Dios: caminar, escuchar y testificar juntos”.

Ahora bien, ya que este no es mi primer rodeo anglicano, me gustaría señalar algunas cosas. El primero es un concepto inexacto sobre el gobierno de la Comunión Anglicana que el Arzobispo Idowu-Fearon promulgó en su blog. Dijo que la posición de la Comunión Anglicana sobre el matrimonio fue definida en una resolución de la Conferencia de Lambeth de 1998. Pero no es así como funciona la Comunión Anglicana. La Comunión Anglicana tiene cuatro “Instrumentos de Comunión”: el Arzobispo de Canterbury, la Conferencia de Lambeth, la Reunión de los Primados y el Consejo Consultivo Anglicano.

El Consejo Consultivo Anglicano [CCA], como se sabe, se reunió por primera vez en 1971. Es el único de los Instrumentos de la Comunión que incluye a laicos y clérigos, y es el único Instrumento de la Comunión que es una organización benéfica registrada según la ley británica. Como tal, es la entidad corporativa de la Comunión Anglicana.

La Conferencia de Lambeth no establece normativa para la Comunión Anglicana, y la Reunión de los Primados no establece una normativa para la Comunión Anglicana, y el Arzobispo de Canterbury no establece normativa para la Comunión Anglicana. Esa es la función del Consejo Consultivo Anglicano.

Así que, la situación en la que nos encontramos es peculiar. El Arzobispo de Canterbury está citando una resolución que no establece normativa para la Comunión Anglicana como una razón para excluir de Lambeth a los cónyuges del mismo sexo. Esa misma resolución define el matrimonio como una “unión de por vida”. Sin embargo, las esposas de los obispos del sexo opuesto que se divorciaron y se volvieron a casar han sido invitadas a Lambeth. Nos queda por concluir que excluir a los cónyuges del mismo sexo es una decisión selectiva, tal vez incluso arbitraria.

Ahora bien, gracias a los informes intrépidos de Mary Frances Schjonberg del Servicio de prensa episcopal, sabemos que actualmente hay dos cónyuges excluidos de Lambeth. Una es la esposa de la Obispa Mary Glasspool de la Diócesis de Nueva York y la otra es el esposo del obispo Kevin Robertson de la Diócesis de Toronto de la Iglesia Anglicana de Canadá. Un tercero, el esposo del Obispo electo Thomas Brown de Maine, también conocido, durante unos meses más, como el diputado Brown, será excluido suponiendo que el proceso de consentimiento para esa elección sea exitoso.

En resumen, el universo de personas directamente afectadas por esta situación es pequeño. Muy pequeño. El Arzobispo de Canterbury ya había escrito a la Obispa Glasspool y su esposa y había hablado directamente con el Obispo Robertson. Y, sin embargo, el Arzobispo Idowu-Fearon escribió una publicación en el blog titulada “La emoción global acerca de la Conferencia de Lambeth”. No podemos menos de especular por qué era importante para la Oficina de la Comunión Anglicana hacer esta situación tan pública casi 18 meses por adelantado.

Otra cosa: cuando el Obispo Robertson y su esposo se casaron a fines del año pasado, después de nueve años juntos, nos enteramos por los informes de los medios de comunicación que son padres de dos niñas. No puedo pasar por alto el hecho de que la Oficina de la Comunión Anglicana ha creado una situación pública en la que das niñas están aprendiendo que la jerarquía de la Iglesia considera a su familia como una fuente de vergüenza y digna de exclusión. Eso me enoja mucho. Cuando las niñitas son daños colaterales, ese no es el camino del amor.

Si su información de Internet es similar a la mía, y me imagino que lo es, usted ha visto que hay variedad de opiniones sobre lo que deberían hacer los obispos y sus esposas en respuesta a esta noticia. Eso lo dejo al discernimiento de los obispos y sus esposas. Pero la cuestión más amplia es cómo responde el resto de La Iglesia Episcopal.

En Facebook, la diputada Winnie Varghese, escribió: “Una vez le dije a un arzobispo que las recientes conferencias de Lambeth han hecho un daño irreparable al testimonio de La Iglesia Episcopal, a los más vulnerables de nuestra sociedad, los pobres, las personas LGBTQI de color, porque si mostramos en el escenario internacional que no vamos a amar a nuestra propia gente y a nuestros propios líderes y sus familias, ¿cómo podríamos amarnos a nosotros mismos?… Si no puede invitar a todos en igualdad de condiciones, cancele la reunión. Usted no está listo”.

La felicito por todo y estoy de acuerdo con su mensaje. Si aún no podemos celebrar una reunión mundial, de obispos anglicanos y esposas, a la que todos están invitados, creo que no deberíamos celebrar reuniones mundiales de obispos anglicanos y esposas.

Pero eso no es lo mismo que decir que no deberíamos estar en relación con el resto de la Comunión Anglicana. Permítanme decir eso otra vez: eso no es lo mismo que decir que no deberíamos estar en relación con el resto de la Comunión Anglicana. He viajado mucho a través de la Comunión en la última década, y puedo asegurarles que, a pesar de lo que hayan oído, La Iglesia Episcopal no está marginada porque hemos votado en favor de la inclusión total de las personas LGBTQ en la vida de la Iglesia.

De hecho, a lo largo de la Comunión, particularmente en el África anglicana, hay una creciente red de eruditos, activistas y otros líderes de la Iglesia que están comprometidos en conversaciones teológicas profundas sobre religión y sexualidad que se basan en interpretaciones más generosas de la Biblia. Como miembro fundador de la Consulta de Chicago, he tenido el privilegio de formar parte de algunas de estas conversaciones.

En una de esas conversaciones en Ghana en 2015, emitimos una declaración, que aborda el peligro real de la exclusión. Esto es parte de lo que dijimos:

“Como miembros de las iglesias anglicanas y de otras denominaciones en África, y como
episcopales de Estados Unidos, hacemos un llamado a nuestras comunidades de fe para
hacer un compromiso público o un acuerdo privado para servir como lugares de Santuario
para aquellos que viven bajo la amenaza de la violencia por trabajar en nombre del
Evangelio. Entendemos que este grupo incluye gente LGBTI, mujeres y  hombres que viven
con el VIH, minorías étnicas, raciales y religiosas en ambos continentes y aquellos que son
víctimas potenciales de violencia de género.

“Hacemos un llamado a los episcopales en todos los niveles de la Iglesia para que se
comprometan a cumplir la Resolución A051 de la [2015] Convención General, que hace un
llamado a la Iglesia para utilizar los recursos desarrollados por los líderes anglicanos de
África y las organizaciones que trabajan para frenar la violencia anti-gay y anti-transgénero,
la discriminación y la marginación; para establecer relaciones con los eruditos anglicanos
africanos y aprender que ya están ofreciendo interpretaciones bíblicas que afirman la
dignidad y humanidad de las personas LGBTI; y ´orar por la seguridad de nuestras
hermanas y hermanos LGBTI, sus familias y comunidades, y por los académicos y activistas
que trabajan incansablemente en su nombre´”.

“Y porque entendemos que la Iglesia no solo debe actuar como buenos samaritanos hacia
aquellos que son robados y golpeados, sino también trabajar en un nivel sistémico para
asegurar el camino de Jericó a Jerusalén que recorren todos los que se esfuerzan por lograr
sociedades justas y equitativas y por una plena inclusión en el Cuerpo de Cristo, nos
comprometemos a trabajar en colaboración para oponernos al legado del colonialismo y sus
manifestaciones actuales, para oponernos a todos los principados y poderes… y para
entender que estos males están arraigados en ideologías de poder y dominio que no tienen
lugar en la Iglesia ni en nuestras sociedades”.

El caminar juntos a lo largo del camino de Jericó a Jerusalén es el corazón de mi experiencia en la Comunión Anglicana. Pienso que lo mismo es cierto para muchos de ustedes que experimentan la Comunión no como una serie de dictados de arzobispos o una oficina de Londres, sino como relaciones mutuas que dan vida, salvan vidas y están arraigadas en diócesis, congregaciones y redes de todo el mundo. Esa es la Comunión Anglicana que merece nuestra energía y atención, nuestro compromiso y nuestros recursos.

Espero que aún haya tiempo para resolver esta situación y asegurar que todas las esposas/os de los obispos sean invitadas a la Conferencia de Lambeth. Pero si eso no es posible, creo que llegará el día en que tendremos que analizar detenidamente dónde y cómo invertimos los recursos de La Iglesia Episcopal a través de la Comunión Anglicana. Se está realizando tan buen trabajo, en tantos lugares donde Dios nos ha llamado a caminar juntos con respeto mutuo, amor y verdad del evangelio. Tenemos tantas maneras de invertirnos en una misión global que no excluya ni avergüence, sino que dé testimonio del amor de Cristo que nos une a todos.

Que esa visión nos guíe tanto ahora como en los próximos años.

The post Caminando juntos de Jericó a Jerusalén: discurso de apertura del Consejo Ejecutivo de la Presidente de la Cámara de los Diputados appeared first on Episcopal News Service.

La Iglesia Episcopal anuncia el lanzamiento de Juntos de Nuevo: Campaña de Pensiones de Cuba

Wed, 02/27/2019 - 12:44pm

[27 de febrero de 2019] En un espíritu de bienvenida y reconciliación con la Iglesia Episcopal de Cuba (ECC), La Iglesia Episcopal anunció hoy el lanzamiento de Juntos de Nuevo: Campaña de Pensiones de Cuba, que tiene como objetivo recaudar fondos para proporcionar futuros beneficios de jubilación para el clero actual y retirado en la ECC.

La campaña sigue a una votación tenida el verano pasado en la 79ª Convención General para readmitir a la Iglesia Episcopal de Cuba como diócesis de La Iglesia Episcopal después de 52 años de separación. La Diócesis de Cuba se unirá a la Provincia II de TEC, que incluye otras dos diócesis del Caribe: Haití y las Islas Vírgenes.

El Obispo Presidente Michael Curry alienta a todos los episcopales a participar en la campaña como un momento común de misión. “Esto es parte del trabajo de reconciliación, que nos une a través de divisiones históricas. Esto no es sólo la recaudación de fondos; es seguir a Jesús y encontrar nuestro camino de regreso común”, dijo.

Cuando la Iglesia Episcopal de Cuba se separó de La Iglesia Episcopal en 1966, los beneficios, incluidas las contribuciones de pensiones para el clero, ya no estaban disponibles. Con la readmisión, La Iglesia Episcopal cree que la justicia requiere que el clero cubano sea tratado de la misma manera que el clero de toda La Iglesia Episcopal.

Dirigida por la Rvdma. Griselda Delgado Del Carpio, la ECC es una iglesia que está creciendo y tiene un impacto cada vez mayor en las comunidades de toda Cuba. Con 46 congregaciones y misiones dirigidas por 23 sacerdotes, junto con un liderazgo laico activo, sirve a 10.000 episcopales cubanos y sus vecinos. Su presupuesto operativo en 2017, que también incluye todas las compensaciones del clero, fue de 155.000 dólares

La Rvdma. Katharine Jefferts Schori, 26ª Obispa Presidente de La Iglesia Episcopal, exhorta a la Iglesia a “regocijarse del regreso de los episcopales cubanos a este cuerpo y ofrecer lo que podamos por el bienestar de aquellos que han servido durante tanto tiempo y con fidelidad”.

Actualmente, el salario promedio de los 23 clérigos cubanos actuales es de 55 dólares al mes. Cuando se jubilen, los miembros del clero no serán elegibles de ninguna pensión estatal o seguridad social porque el gobierno cubano no reconoce su servicio como un empleo.

La campaña busca recaudar una cantidad única de 800.000 dólares para el 9 de junio de 2019. Esto proporcionará fondos para contribuciones pasadas que producirán beneficios futuros de jubilación a 23 clérigos activos, tres clérigos retirados y un cónyuge sobreviviente. Los fondos se colocarán en el Fondo de Pensiones de la Iglesia y, eventualmente, los beneficios de pensión estarán disponibles para el clero elegible.

La Iglesia Episcopal de Cuba se remonta a 1901, cuando la Cámara de los Obispos de La Iglesia Episcopal estableció el Distrito Misionero de Cuba bajo la jurisdicción del Obispo Presidente. Durante la década de 1960, el gobierno dirigido por Fidel Castro comenzó a tomar medidas enérgicas contra la religión, encarcelando a los líderes religiosos y creyentes. Debido a que la mayor parte de la interacción entre Cuba y Estados Unidos fue embargada, en 1966, la ECC se convirtió en una diócesis autónoma dentro de la Comunión Anglicana, bajo la supervisión de un Consejo Metropolitano compuesto por los Primados de la Iglesia Anglicana de Canadá, la Iglesia en la Provincia del West Indies, y La Iglesia Episcopal.

La campaña está copresidida por el reverendo Matthew Heyd, rector de la Iglesia del Descanso Celestial [Church of the Heavenly Rest], y el reverendo Dr. William Lupfer, rector de Trinity Church Wall Street, e incluye una generosa participación del Rvdmo. Chip Stokes, Diócesis de Nueva Jersey; Francis Armstrong, Fondo de Pensiones de la Iglesia; los Amigos de la Iglesia Episcopal en Cuba; La Iglesia Episcopal, y otros líderes de campaña y asesores.

Las donaciones para la campaña se pueden hacer en efectivo, en promesas o valores. Para obtener más información sobre el apoyo a la campaña o para hacer una donación, comuníquese con T.J. Houlihan, Oficial de Desarrollo, al (212) 716-6271 o thoulihan@episocpalchurch.org, o visite  www.episcopalchurch.org/development/pensions-campaign.

The post La Iglesia Episcopal anuncia el lanzamiento de Juntos de Nuevo: Campaña de Pensiones de Cuba appeared first on Episcopal News Service.

El Consejo Ejecutivo decide sobre una serie de cuestiones de ingresos

Wed, 02/27/2019 - 10:31am

[Episcopal News Service – Midwest City, Oklahoma] Durante su reunión del 21 al 24 de febrero en esta ciudad, el Consejo Ejecutivo de la Iglesia Episcopal tomó una serie de decisiones acerca de las finanzas de la Iglesia.

Las principales decisiones se centraron en los réditos, incluida la respuesta actual a las diócesis que dicen que no pueden pagar la totalidad del 15 por ciento de sus ingresos —o la tasación— que los Cánones de la Iglesia les exigen como contribución para las operaciones denominacionales. El Consejo también analizó cómo administrar el dinero obtenido de la venta de una manzana urbana en Austin, Texas.

Concesión de dispensas a cuatro tasaciones al tiempo de denegar una quinta

En la reunión de la Convención General de 2015, los obispos y los diputados cambiaron el entonces sistema de solicitud presupuestaria voluntario por una tasación obligatoria, a partir del ciclo presupuestario 2019-2021. Las diócesis pueden solicitar dispensas totales o parciales. Sin obtener una dispensa, una diócesis que no pague la totalidad de su tasación no podrá recibir subvenciones o préstamos de la Sociedad Misionera Nacional y Extranjera (la entidad jurídica y corporativa de la Iglesia).

La Rda. Mally Lloyd, presidente del Comité de Finanzas del Consejo, informó a éste el 23 de febrero que, al reducir el porcentaje que las diócesis debían pagar y añadir el proceso de la dispensa en tanto se exigía el pago, el número de diócesis que estaban participando plenamente había pasado de 44 en 2013 a 75 en 2019.

“Hemos hecho un progreso increíble” dijo ella.

Los miembros del Consejo estuvieron de acuerdo en otorgarle una dispensa a la Diócesis de la Costa del Golfo Central por haber presentado un plan de aumentar sus pagos en el transcurso del trienio. Pagará el 12 por ciento en 2019, el 14 por ciento en 2020 y el 15 por ciento en 2021. El Consejo también le concedió dispensas de un año a la Diócesis de Colombia, que pagará $1.500 este año; a la Diócesis de la República Dominicana, que pagará $15.000; y a la Iglesia Episcopal en Taiwán, que pagará $3.000.

El Consejo le negó la solicitud de dispensa a la Diócesis de Dallas. Lloyd dijo que la Diócesis de Dallas ha prometido alcanzar el objetivo del 15 por ciento para 2022, pero hizo notar que su “15 por ciento se divide entre aproximadamente un 12 por ciento para nosotros y un 3 por ciento que se deriva hacia otros ministerios de la Iglesia a su elección”.

“El comité considera que la tasación no es una entidad divisible”, señaló ella.

El Comité de Revisión de Tasaciones del Consejo tiene peticiones pendientes de dispensa de Colorado, la Convocación de Iglesias en Europa, Honduras, Pensilvania, Río Grande y Venezuela, según Lloyd.

Albany y Florida se han comprometido en pagar menos del 15 por ciento y no han pedido dispensas, explicó ella. Fond du Lac también se ha comprometido con menos de la cantidad requerida, pero solicitará una dispensa. Trece diócesis no han presentado aún sus compromisos.

En su reunión de octubre de 2018, los miembros del Consejo le otorgaron dispensas a Arizona, Haití, Misisipí, Puerto Rico, Islas Vírgenes y Texas Occidental.

Las decisiones sobre las dispensas se produjeron el mismo día en que el Consejo convino en condonar un préstamo e intereses por valor de $233.614,38 extendido a la Iglesia Episcopal en Navajolandia. Los episcopales allí pagarán $100 como pago total mediante una deducción del próximo pago mensual de su subvención global. También se comprometieron a pagar la tasación completa de Navajolandia a partir de este año.

Invertir los réditos de la venta del terreno de los Archivos y manejar un superávit presupuestario

Lloyd también llevó al Consejo a través de una recomendación, paso por paso, acerca de qué hacer con dos fuentes de rédito. Una es como asignar los $5,7 millones en ganancias del trienio 2016-2018 que quedaron luego de que se cubrieran los gastos. La otra es cómo asignar $19 millones obtenidos de la venta de una manzana urbana en Austin luego de liquidar la deuda del terreno.

El Consejo había acordado previamente transferir $1,1 millones de los $5,7 millones adicionales del presupuesto anterior al actual, porque esa cantidad se había asignado en el presupuesto para la obra de reconciliación racial. Sin embargo, el dinero no se gastó debido al largo proceso de iniciación del programa.

Los miembros estuvieron de acuerdo con la recomendación del comité de finanzas de asignar un 20 por ciento, o $920.000 a las reservas a corto plazo de la Iglesia y mantener el resto de $3,680 millones en la cuenta operativa de la Tesorería para financiar varias decisiones no presupuestarias aprobadas por el Consejo.

También convinieron en asignar $2.880.000 del producto de la venta del terreno de Austin a las reservas a corto plazo, haciendo ascender esa cuenta a $9,5 millones, [monto] que el comité ha dicho que sería necesario para financiar tres meses de las operaciones denominacionales. La cuenta no ha sido plenamente sufragada durante varios años, dijo Lloyd.

El Consejo estableció un fondo fiduciario para los $16.340.000 restantes de la venta del terreno de Austin. Según un comunicado de prensa, la Iglesia había esperado usar esa manzana urbana como el sitio de los nuevos Archivos de la Iglesia Episcopal, pero más tarde decidió que el valor de la propiedad había aumentado tanto que tenía sentido vender el terreno y tomarse más tiempo para decidir sobre los parámetros de un nuevo edificio para los Archivos.

El obispo primado Michael Curry dijo que el dinero “se estaba reservando por el momento” y no  “se malgastaría”.  Dijo además que espera que los miembros del Consejo tendrán listo un informe sobre próximas opciones sobre los Archivos tan pronto como para la reunión del 10 al 13 de junio.

Lloyd dijo que el Comité de Finanzas lo sabe, el Consejo Ejecutivo y la Convención General deben ser disciplinados respecto a la existencia de ese dinero. Añadió que siempre existe la tentación de ir detrás de partes de los $420 millones que la DFMS ha invertido. Los miembros del comité debatieron extensamente las preocupaciones acerca  de la “cuesta resbaladiza de las mordiditas aquí y las mordiditas allá, y nosotros como Comité de Finanzas no vamos a ser parte de eso”, recalcó ella.

El Consejo aprobó la propuesta del comité a través de las resoluciones FIN021 y FIN029 en dos votaciones de viva voz con escasa oposición.

Entre otras decisiones de la reunión

* El Consejo revisó el presupuesto de 2019 para que la Iglesia Episcopal aumente el presupuesto del ministerio no gubernamental de refugiados; añada $125.000 para la traducción al español del sitio web del Título IV; y añada  $449.000 para el desarrollo, concesión, instalación, gastos de mantenimiento y requisitos técnicos del programa [aplicación informática] actual del la Convención General.

* El Consejo expresó su “más profunda preocupación respecto a la crisis humanitaria y política que afecta Venezuela y envía saludos a nuestros hermanos y hermanas de la Diócesis de Venezuela”, que es parte de la Iglesia Episcopal. El país,  que se ha visto sacudido por conmociones políticas durante años, vio un gigantesco brote de violencia durante los días de la reunión del Consejo. La resolución buscaba reafirmarle a los venezolanos “que no están solos, y que los recordamos y estamos orando diariamente por su seguridad y bienestar, y que les tendemos la mano con amor y afecto, al tiempo que procuramos llevarles paz y seguridad, a ellos, sus familias y sus iglesias”.

El Consejo Ejecutivo lleva a cabo los programas y políticas adoptadas por la Convención General, según el Canon I.4 (1). El Consejo está compuesto de 38 miembros, 20 de los cuales (cuatro obispos, cuatro presbíteros o diáconos y 12 laicos) son elegidos por la Convención General, y 18 por los nueve sínodos provinciales (un clérigo y un laico cada uno) por períodos de seis años, además del Obispo Primado y el Presidente de la Cámara de Diputados [que son miembros ex oficio]. Además, el vicepresidente de la Cámara de Diputados, el Secretario, el Director de Operaciones, el Tesorero y Director de Finanzas tienen asiento y voz, pero no voto.

Algunos miembros del Consejo enviaron mensajes por Twitter a través de #ExCoun.

La reunión del 21 al 24 de febrero tuvo lugar en el Hotel Sheraton Midwest City en el Centro de Conferencias Reed.

La cobertura anterior de la reunión por Episcopal News Service puede encontrarse aquí.

– La Rda. Mary Frances Schjonberg es redactora sénior y reportera de  Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.

The post El Consejo Ejecutivo decide sobre una serie de cuestiones de ingresos appeared first on Episcopal News Service.

El Consejo Ejecutivo pide a obispos y cónyuges que ‘sopesen devota y cuidadosamente’ su respuesta a la decisión de Lambeth

Wed, 02/27/2019 - 6:50am

Muchas de las principales liturgias durante la Conferencia de Lambeth tienen lugar en la catedral de Cantórbery, sede del arzobispo de Cantórbery y a la que se considera la “Iglesia madre” de la Comunión Anglicana. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

[Episcopal News Service – Midwest City, Oklahoma] El Consejo Ejecutivo le ha pedido a los obispos de la Iglesia Episcopal y a sus cónyuges, y a la Cámara de Obispos colectivamente,  “sopesar devota y cuidadosamente su respuesta, opciones y acciones’ a la luz de lo que llama las “circunstancias preocupantes” de la decisión de excluir a cónyuges  del mismo sexo de los obispos [invitados] a la Conferencia de Lambeth 2020 .

El Consejo aprobó por unanimidad una resolución el 25 de febrero que dice encontrar la decisión “incompatible” con las posiciones de la Iglesia Episcopal y con múltiples declaraciones de entidades de la Comunión Anglicana que han instado a la Iglesia a escuchar las experiencias de personas LGBTQ.

“La exclusión de cónyuges en la Conferencia de Lambeth: ¿Cuándo todos significa todos?” juzga la decisión “particularmente desacertada e incompatible con los fines explícitos de la Conferencia” en parte porque el grupo de planificación de la Conferencia decidió tener un programa conjunto para los obispos y sus cónyuges, en lugar de los programas paralelos tradicionales. La sección de Preguntas Frecuentes [FAQs] del sitio web Lambeth2020  dice que la conferencia conjunta se debe“al reconocimiento del papel vital que desempeñan los cónyuges a través de la Comunión Anglicana y a un deseo de apoyarlos en su ministerio”.

La resolución se produjo en respuesta  a una noticia publicada en el blog del Servicio Informativo de la Comunión Anglicana en la cual el secretario general de la Comunión Anglicana Josiah Idowu-Fearon decía que el arzobispo de Cantórbery Justin Welby había invitado “a todos los obispos activos”. Sin embargo, Idowu-Fearon decía que “sería inapropiado que cónyuges del mismo sexo sean invitados a la conferencia” Él agregaba que la Comunión Anglicana define el matrimonio como “la unión de por vida de un hombre y una mujer” tal como quedó establecido en la Resolución 1.10 de la Conferencia de Lambeth 1998.

Las cámaras estaban fuera el 24 de febrero mientras el obispo primado Michael Curry predicaba durante la eucaristía en la catedral de San Pablo en el centro de Oklahoma City. Foto: Mary Frances Schjonberg/ ENS.

El obispo primado Michael Curry dijo en una declaración después de la votación del Consejo que la resolución “refleja nuestro compromiso a ser ‘una casa de oración para todas las personas’, como dice la Biblia, donde todos sean realmente bienvenidos”.

Curry agregó, “[La resolución] refleja nuestro compromiso a ser una Iglesia incluyente, no basada en una teoría social o en una capitulación a las maneras de la cultura, sino basada en nuestra creencia de que los brazos extendidos de Jesús en la cruz son un signo del verdadero amor de Dios que nos alcanza a todos nosotros. Refleja nuestra creencia en que las palabras del apóstol Pablo a los Gálatas deben ser ciertas para la Iglesia en la actualidad: ‘Todos los que han sido bautizados en Cristo, se han revestido de Cristo. Ya no hay judío o gentil, esclavo o libre, hombre o mujer, porque todos son uno en Cristo’”.

La resolución también:

* Expresa su amor, apoyo, preocupación y oraciones por los cónyuges que no han sido invitados o pueden no ser invitados a la Conferencia de Lambeth, y

* Afirma y lamenta la pesadumbre y el dolor que esta acción les causa a los hombres y mujeres homosexuales, bisexuales y transexuales a través de la Comunión Anglicana.

La resolución incluye un largo resumen de lo que llama más de 40 años en que la Convención General ha mostrado “su apoyo a personas homosexuales, bisexuales y transexuales, sus parejas, cónyuges y familias, tanto en la sociedad secular como en la Iglesia”, a partir de 1976.

Ofrece un resumen de declaraciones y resoluciones que han sido emitidas por entidades de la Comunión Anglicana acerca de la plena inclusión de personas LGBTQ en la vida de la Iglesia. Entre esas está la decisión de 2012 del Consejo Consultivo Anglicano de recomendar a la Comunión el estudio de la declaración “Ritos relativos al matrimonio” de la Consulta Litúrgica Anglicana Internacional.

La Sección 15.5 de esa declaración dice: “Algunos en la Comunión Anglicana disciernen que mucho de lo que se afirma como válido del matrimonio cristiano entre un hombre y una mujer también se encuentra y se expresa en relaciones fieles, comprometidas, monógamas y de por vida entre dos hombres o dos mujeres, llámesele matrimonio u otra cosa. Esto brinda una oportunidad para continuar el diálogo dentro de la Comunión y escuchar las experiencias de hombres y mujeres homosexuales [que son] discípulos de Cristo”.

El Consejo aprobó la extensa resolución en la última jornada de su reunión aquí de cuatro días, luego de que su Comité de Gobierno y Operaciones dedicara horas el día anterior a escribirla y revisarla.

El Rdo. Aaron Perkins le dijo al comité el 23 de febrero que él y su colega del Consejo Dianne Pollard habían discutido las palabras de apertura de la presidente de la Cámara de Diputados, Rda. Gay Clark Jennings  y habían acordado que “el Consejo no debería irse de aquí sin algún tipo de declaración, sin algún tipo de resolución que abordara el asunto”.

Cuando en el debate del Consejo se suscitó la pregunta de por qué la resolución no le decía a Welby que invitara a cónyuges del mismo sexo, el obispo de Oklahoma Ed Konieczny dijo que él y sus colegas del comité intentaron “estar en un lugar donde dijéramos algo que definitivamente describa nuestras preocupaciones sobre lo que ha sucedido sin pasarnos a un lugar donde estaríamos atacando de alguna manera”.

El comité esperaba que la resolución apoyaría a las personas que puedan ser parte de una conversación continua con funcionarios de la Comunión Anglicana con la esperanza de darle a Welby “la oportunidad de reaccionar o responder por su cuenta, si hay flexibilidad en ese espacio”, señaló él.

“[Si] no le damos ese espacio, si hay alguno, para cambiar de opinión”, el resto de la Comunión percibirá que Welby está “sujeto a las presiones” de la Iglesia Episcopal, dijo Konieczny.

Pollard instó al Consejo a aprobar la resolución porque muestra que el Consejo desaprueba una decisión que es“injusta para los que apreciamos”. Además,  explicó ella,  “darle al Arzobispo [de Cantórbery] un margen de maniobra es una idea estratégica muy buena al tiempo que intentamos evitar decirle que haga algo”.

La resolución “ciertamente no es la resolución más enérgica que a mí me habría gustado, pero creo que es un buen punto intermedio”, dijo Pollard.

La Rda. Mally Lloyd recordó que el Consejo se reúne aún tres veces más antes de que la Conferencia de Lambeth comience el 23 de julio de 2020. “Lo que me gusta de esta resolución es que es muy abierta, y si necesitamos estrecharla y ser más directos, podemos hacerlo”, afirmó.

Entre tanto, la exclusión de cónyuges del mismo sexo hecha por Welby sin duda se discutirá en la reunión de la Cámara de Obispos previamente programada del 12 al 15 de marzo de 2019, en Kanuga en las afueras de Hendersonville, Carolina del Norte.

Durante la reunión del Comité de Gobierno y Operaciones el 23 de febrero, Konieczny recordó que la 17ª. reunión del Consejo Consultivo Anglicano, o ACC [por su sigla en inglés] está programada para sesionar en Hong Kong del 28 de abril al 5 de mayo. Él asistirá por primera vez como el obispo miembro de la delegación de tres personas de la Iglesia Episcopal.

“No me complace decirlo, pero contemplo esto a partir del sentido político de cómo participo en esta conversación cuando me reúna en Hong Kong con el ACC”, le dijo él al comité.

En las palabras de Jennings el 21 de febrero, ella le dijo al Consejo que la decisión de Welby de no invitar a cónyuges del mismo sexo a la Conferencia era errónea en muchos niveles.

Jennings dijo que el texto de Idowu-Fearon promulgaba “una concepción errónea del gobierno de la Comunión Anglicana”al afirmar que la posición de la Comunión Anglicana sobre el matrimonio quedaba definida por esa resolución, ya que la Conferencia de Lambeth no tiene ningún poder constitucional para fijar la política de la Comunión. Esa autoridad reside en el Consejo Consultivo Anglicano, el cual es visto como la entidad corporativa de la Comunión Anglicana por los documentos rectores de los cuatro Instrumentos de la Comunión y por el derecho británico.

El Comité de Gobierno y Operaciones del Consejo Ejecutivo examina el 23 de febrero el texto de la resolución en respuesta a la decisión del arzobispo de Cantórbery Justin Welby de no invitar a cónyuges del mismo sexo a la Conferencia de Obispos de Lambeth 2020. El Consejo en pleno aprobó la resolución al día siguiente. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

La Conferencia de Lambeth es una reunión periódica de los obispos de toda la Comunión Anglicana, a la cual el arzobispo de Cantórbery convoca y para la cual cursa invitaciones. La última reunión fue en 2008. La reunión tendrá lugar del 23 de julio al 2 de agosto, como es tradición, en Cantórbery, Inglaterra, siendo la mayoría de las sesiones en la Universidad de Kent. El tema para la reunión de 2010 es: Una Iglesia de Dios para un mundo de Dios: andando, escuchando y testificando juntos”.

Konieczny dijo el 23 de febrero que creía en la posibilidad de que Welby cambiara de idea,  si bien “sé que la opinión de Josiah [Idowu-Fearon, el secretario general de la Comunión anglicana] es que se trata de un caso cerrado, que no hay más diálogo”.

Konieczny añadió, “personalmente, no creo que el cemento se haya solidificado completamente en torno a esto todavía”.

“No creo que [Welby] estuviera preparado aún para que esto se hiciera público” afirmó él. “Le tomaron la delantera”

Si bien algunos han sugerido que los obispos de la Iglesia Episcopal y sus cónyuges deberían boicotear Lambeth 2020, Konieczny arguyó que quedarse fuera no “ayudará a nuestra causa”. Los obispos y sus cónyuges deben “estar allí para presenciar lo que sucede y decir que esto es inapropiado”.

La negativa de Welby afecta actualmente a dos obispos y a un obispo electo en la Comunión Anglicana. Mary Glasspool, obispa auxiliar of la Diócesis de Nueva York es el único obispo en activo servicio de la Iglesia Episcopal que tiene un cónyuge del mismo sexo.

El Rdo. Thomas Brown debe ser ordenado y consagrado el 22 de junio como el próximo obispo de la Diócesis de Maine. Él está casado con el Rdo. Thomas Mousin. La diócesis eligió a Brown el 9 de febrero. Su elección está a punto de entrar en el proceso de consentimiento que es requisito canónico en todas las elecciones de obispos. Una mayoría de los comités permanentes diocesanos y de los obispos con jurisdicción deben ratificar cada elección.

El único otro obispo activo en la Comunión Anglicana a quien se aplica la decisión de Welby es a Kevin Robertson, obispo sufragáneo de la Diócesis de Toronto, que se casó  con Mohan Sharma, su pareja de casi 10 años, el 28 de diciembre de 2018. La diócesis lo felicitó por su matrimonio, al cual asistieron el arzobispo de Toronto Colin Johnson y el obispo diocesano de Toronto Andrew Asbil. Robertson declaró recientemente a Episcopal News Service que Welby le dijo en persona este mes que Sharma no sería invitado. Robertson y Sharma son los padres de dos niñas.

La reunión del 21 al 24 de febrero tuvo lugar en el Hotel Sheraton Midwest City en el Centro de Conferencias Reed.

Algunos miembros del Consejo enviaron mensajes por Twitter a través de #ExCoun.

La cobertura de la reunión por Episcopal News Service puede encontrarse aquí.

– La Rda. Mary Frances Schjonberg es redactora sénior y reportera de  Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.

The post El Consejo Ejecutivo pide a obispos y cónyuges que ‘sopesen devota y cuidadosamente’ su respuesta a la decisión de Lambeth appeared first on Episcopal News Service.

‘World Anglican Centre’ could become first official presence in Jesus’ birth town Bethlehem

Tue, 02/26/2019 - 3:38pm

[Anglican Communion News Service] An official Anglican presence could open in Bethlehem – the first in the Palestinian town which is the birthplace of Jesus. The Anglican Archbishop in Jerusalem, Suheil Dawani, met the Mayor of Bethlehem, Anton Salman, last Friday, Feb. 22, to discuss plans for a World Anglican Centre. “Please keep its eventual construction in your prayers,” the Diocese of Jerusalem said on its website, adding: “there are still many obstacles to overcome.”

Read the full article here.

The post ‘World Anglican Centre’ could become first official presence in Jesus’ birth town Bethlehem appeared first on Episcopal News Service.

Nouvelles traductions du LPC en espagnol, français et créole haïtien

Tue, 02/26/2019 - 11:50am

[Le 26 février, 2019] L’Eglise Episcopale a commencé une nouvelle traduction du Livre de Prière Commune (Book of Common Prayer 1979) en Espagnol, Français et Créole, a déclaré le Révérend Dr. Juan M.C. Oliver, le Custode Liturgique pour le Livre du Prière Commune.

« Depuis un certain temps, l’Eglise s’est rendu compte du besoin de traductions nouvelles, effectuées par des traducteurs littéraires professionnel(le)s, », a clarifié Dr. Oliver. Dr. Oliver est aussi le président du Service (Task Force) pour les Traductions Liturgiques (STL), un service qui fait partie de la Commission de la Liturgie et de la Musique de L’Eglise Episcopale.

La 79​ième​ Convention Générale a mandaté et alloué le budget pour ce projet, qui sera accompli durant ce triennat. En janvier, le STL s’est réuni pour coordonner le recrutement des traducteurs littéraires professionnel(le)s. Ces traducteurs seront chargés de rédiger une version initiale au cours des dix-huit mois prochains. Ces ébauches seront distribuées dans des paroisses appartenant aux différents groupes linguistiques des Etats-Unis et à l’étranger.

Le Service consiste en trois groupes linguistiques qui seront chargés de superviser les traducteurs. Les membres de ces groupes sont pour le Français: Les Rt. Rev. Pierre Whalon, Rev. ​Pierre-Henri Buisson​ et Rev. Luk De Volder; pour le Créole Haitien (Kreyol): les Rev. Nathanael St. Pierre, Rev. Magarettie Saintliver and Rev. André Wildaine; et pour l’Espagnol: les Rev. Susan Saucedo Sica, Rev. Frederick Clarkson et Rev. Juan M.C. Oliver.

Les qualités requises des candidats incluent: être bilingue (avoir comme langue maternelle soit le Français, l’Espagnol, ou le Créole, et une connaissance approfondie de l’Anglais), ​expérience dans la traduction littéraire, y compris la prose poétique. ​Les qualités additionnelles, mais non conditionnelles, sont l’expérience de vocabulaires théologique, liturgique, ou biblique, ainsi qu’une certaine connaissance de musique. La date limite de l’inscription est le 28 février.

Pour plus d’informations ou d’appliquer en tant que traducteur potentiel cliquez ​ici.

The post Nouvelles traductions du LPC en espagnol, français et créole haïtien appeared first on Episcopal News Service.

Nuevas traducciones del LOC al español, francés y kreyol haitiano.

Tue, 02/26/2019 - 11:49am

[26 de febrero de 2019] “La Iglesia Episcopal ha comenzado el proyecto de crear nuevas traducciones del Libro de Oración Común 1979 al español, francés y kreyol haitiano,” ha declarado el Revdo. Dr. Juan M.C. Oliver, Guardián del Libro de Oración Común.

“Por hace ya algún tiempo, la Iglesia ha estado consciente de la necesidad de nuevas traducciones, llevadas a cabo por traductores literarios profesionales,” clarificó el Dr. Oliver, quien también es presidente del Grupo de Trabajo para Traducciones Litúrgicas de la Comisión Permanente de Liturgia y Música de La Iglesia Episcopal.

La 79​a ​ Convención General mando y aprobó el presupuesto para este proyecto, el cual se llevará a cabo este triennio.  En enero el Grupo de Trabajo se reunió para coordinar el reclutamiento y contrato de traductores literarios profesionales, los cuales habrán de elaborar un borrador durante los próximos dieciocho meses, para entonces distribuirlo a congregaciones pertenecientes a los grupos lingüísticos tanto en los Estados Unidos como en el extranjero, pidiendo sus comentarios.

El Grupo de Trabajo consiste de tres grupos lingüísticos, que estarán a cargo de supervisar a los y las traductores.  Los miembros de estos grupos son:  para Francés, el Rvdmo. Pierre Whalon, y los Rvdos. ​Pierre-Henri Buisson​ y Luk De Volder; para el Kreyol Haitiano, los Rvdos. Nathanael St. Pierre, Magarettie Saintliver y André Wildaine; y para el espanol, la Rvda. Susan Saucedo Sica, el Rvdo. Frederick Clarkson y el Rev. Juan M.C. Oliver.

El proyecto está siendo ampliamente publicado para alentar a personas cualificadas a solicitar. Las cualidades requeridas son: tener como lengua materna el español, francés o kreyol y ser bilingüe en inglés, con experiencia en traducción ​literaria, especialmente prosa poética.  Las cualidades adicionales, pero no requeridas son: experiencia con el vocabulario teológico, litúrgico, y biblico, al igual que algun conocimiento de la musica.

Para más información, o para solicitar como traductores, oprima ​aqui.

The post Nuevas traducciones del LOC al español, francés y kreyol haitiano. appeared first on Episcopal News Service.

Archbishop decries desecration as vandals steal mummified head from Dublin church’s crypt

Mon, 02/25/2019 - 4:09pm

[Anglican Communion News Service] Thieves have stolen the head from an 800-year-old mummified body, known as “The Crusader” from the crypt of a church in the Irish capital Dublin. The vandals responsible also damaged other human remains in the attack on St. Michan’s Church in Church Street, Dublin. The church is a popular tourist destination attracting visitors who come to see the mummified remains in the crypt. The vandalism was discovered shortly before lunchtime Feb. 25 as volunteers were preparing to open the crypt for visitors.

Read the full article here.

The post Archbishop decries desecration as vandals steal mummified head from Dublin church’s crypt appeared first on Episcopal News Service.

Episcopal Church joins calls for fix to US law that extended deep cuts in Palestinian aid

Mon, 02/25/2019 - 3:09pm

Palestinian security forces guard outside a hospital in Ramallah, West Bank, in May 2018. Photo: Reuters

[Episcopal News Service] The Episcopal Church – raising concerns reportedly shared by officials within the Trump administration and Israeli government – is joining a chorus of voices calling for an emergency update to a new U.S. law that has halted aid to Palestinian security forces.

Congress passed and President Donald Trump signed the law, the Anti-Terrorism Clarification Act, in October as a way to help victims of terrorism, but when the law took effect Feb. 1, the Palestinian Authority was forced to refuse $60 million in U.S. aid or else open itself up to exponentially larger financial liability through potential American lawsuits.

The U.S. State Department is now working on a fix to the law that will “maintain security cooperation on one hand and also justice to the families of the victims of terror,” an unnamed Israeli official told the Washington Post. The Israel-based news outlet Haaretz described the Trump administration in December as “scrambling” to find a solution.

“The Anti-Terrorism Clarification Act has resulted in the total cessation of aid to Palestinians, with devastating consequences for the Palestinians most in need of humanitarian assistance. This legislation also harms the security of Israel,” Rebecca Blachly, director of The Episcopal Church’s Office of Government Relations, said in an emailed statement to Episcopal News Service. Her office “has been working hard in partnerships and behind the scenes with Congress, [the Department of] State, and USAID to address this critical issue.”

The office’s Episcopal Public Policy Network also issued an alert recently, asking members to contact their elected officials. “We must urge Congress to find a solution so that the Palestinian people can continue to receive life-saving humanitarian assistance,” the alert said.

The alarm over the sudden loss of this relatively narrow stream of security aid comes amid the larger debate over the Trump administration’s more deliberate efforts to end the broader flow of U.S. humanitarian aid to the Palestinians. Hundreds of millions of dollars in cuts over the past year have hampered a variety of efforts: U.N. relief to Palestinian refugees; programs to improve infrastructure in the West Bank and Gaza; programs to foster greater understanding between Israelis and Palestinians; and operations of a network of hospitals in East Jerusalem, including one operated by the Anglican diocese in Jerusalem.

Critics of the U.S. aid cuts question the strategy the Trump administration reportedly is employing to weaken the Palestinian position in future peace talks with Israel by seeking to “disrupt” the United Nations agency that provides relief to Palestinian refugees.

“Sometimes you have to strategically risk breaking things in order to get there,” Jared Kushner, Trump’s son-in-law and a senior adviser to the president, said in a Jan. 11, 2018, email obtained by Foreign Policy.

The U.N. Relief and Works Agency, or UNRWA, was established in 1949 to help Palestinians displaced from their homes by the Arab-Israeli War. For decades, Palestinians have argued for granting the refugees, now estimated at more than 5 million, a “right of return” to their homes in the Israeli-occupied territories of the West Bank and Gaza Strip. Israel has rejected that position.

On Jan. 16, 2018, the Trump administration announced it was withholding $65 million out of the $125 million it had planned to contribute to UNRWA for the year. The U.S. has long been the largest donor to the agency, which provides health, education, financial and family services to Palestinian refugees in Jordan, Lebanon, Syria and the occupied territories.

Two days later, on Jan. 18, the administration announced an additional cut of $45 million in food aid that had been promised to Palestinians in the West Bank and Gaza.

The impact of such cuts was on the agenda of Episcopal Church’s General Convention when bishops and deputies met in July 2018 in Austin, Texas. They approved a resolution that called on the U.S. to “maintain its historic commitment to alleviating the poverty of Palestinians” by restoring aid spending.

In August, instead of restoring the aid, the State Department revealed it would end $200 million in direct aid to Palestinians and withdraw all U.S. funding of UNRWA, calling the agency a “irredeemably flawed operation.”

“We are very mindful of and deeply concerned regarding the impact upon innocent Palestinians, especially school children, of the failure of UNRWA and key members of the regional and international donor community to reform and reset the UNRWA way of doing business,” the State Department said on Aug. 31.

A woman and her son receive care in 2013 at the Princess Basma Center in East Jerusalem. Photo: Lynette Wilson/Episcopal News Service

Then in September, the Trump administration announced it also would withdraw $25 million from the East Jerusalem Hospital Network, which includes the Princess Basma Center, operated by the Episcopal Diocese of Jerusalem.

Presiding Bishop Michael Curry protested those funding cuts in a joint statement Nov. 1 with leaders of other Christian churches tied to the hospital network.

“Each has benefited from U.S. assistance for decades and, therefore, this decision to discontinue that funding leaves the patients, the wider Palestinian community, and us disappointed and perplexed,” the joint statement said. “It is difficult for us to understand why this humanitarian assistance is being brought to a halt, given that lives are being threatened unnecessarily.”

At the same time, the Diocese of Jerusalem’s Al Ahli Arab Hospital in Gaza has been struggling under the financial strain of lost U.S. aid to the Palestinians. Though the hospital received no direct funding from the U.S., it is supported by UNRWA. The U.S. cuts resulted in a 78 percent drop in UNRWA support for the Ahli hospital, said Heidi Shott, a spokeswoman for the American Friends of the Episcopal Diocese of Jerusalem, or AFEDJ.

AFEDJ Executive Director John Lent, who is visiting the Diocese of Jerusalem this month, “hopes to learn more about current conditions and the impacts of the cuts in aid,” Shott said.

The Trump administration’s efforts to salvage at least one form of Palestinian aid, the $60 million for security, stems from a program the U.S. launched in 2007, with Israel’s encouragement and cooperation, to train members of the Palestinian National Security Force to fight crime and terrorism in the West Bank. The U.S. continued to support the program financially until its future was thrown into question this year by the new U.S. law, which also could affect nongovernmental relief organizations operating in the region.

“Congress must act to resolve this immediately so that we can continue to support the programs in need of U.S. funds,” said Blachly, the Office of Government Relations director. “As Episcopalians, we have an additional responsibility to support the Episcopal Diocese of Jerusalem and the ministries they carry out that have been negatively impacted by this unprecedented cut in funds.”

– David Paulsen is an editor and reporter for the Episcopal News Service. He can be reached at dpaulsen@episcopalchurch.org.

The post Episcopal Church joins calls for fix to US law that extended deep cuts in Palestinian aid appeared first on Episcopal News Service.

El Consejo Ejecutivo instó a reflexionar sobre el futuro de las comunidades de fe y la Comunión Anglicana

Mon, 02/25/2019 - 11:40am

El Consejo Ejecutivo de la Iglesia Episcopal inicia su reunión del 21 al 24 de febrero en el Hotel Sheraton Midwest City con una Oración Matutina. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

[Episcopal News Service – Midwest City, Oklahoma] El obispo primado Michael Curry y la Rda. Gay Clark Jennings, presidente de la Cámara de Diputados, pusieron el futuro de la fe y de la Iglesia como institución, y la forma de la relación de la Iglesia Episcopal con la Comunión Anglicana, ante el Consejo Ejecutivo al tiempo que éste iniciaba aquí su reunión de cuatro días.

Curry enmarcó sus palabras de apertura en torno a su experiencia de la semana anterior cuando visitó la Iglesia Anglicana de África del Sur. Estando allí, un joven anglicano le preguntó si había futuro para la Iglesia.

“Me di cuenta que él preguntaba si había futuro para la fe”, dijo Curry. “En consecuencia, ¿tiene futuro la Iglesia, la comunidad de personas que tiene fe en Jesús? Esa puede ser una de las preguntas  más fundamentales que nos planteen en nuestro tiempo”.

La pregunta se aplica a todas las comunidades de fe, no sólo a las episcopales, ni siquiera tan sólo a las cristianas, precisó él.

Jennings dedicó la mayor parte de sus reflexiones de apertura a la decisión del arzobispo de Cantórbery Justin Welby de no invitar a cónyuges [de obispos] del mismo sexo a la Conferencia de Lambeth 2020 . Ella preguntó si “habrá tiempo aún de resolver esta situación y garantizar que los cónyuges de todos los obispos sean invitados a la Conferencia de Lambeth”.

Jennings dijo, si la Comunión “no es todavía capaz de celebrar una reunión global de obispos anglicanos y sus cónyuges a la cual todos estén invitados, creo que no deberíamos celebrar reuniones globales de obispos y cónyuges”.

El obispo primado Michael Curry le plantea una interrogante a los miembros del Consejo: ¿Hay futuro para la fe? Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

¿Tienen futuro las comunidades de fe?

Al responder a la pregunta sobre el futuro de la Iglesia, Curry le dijo al joven , “la fe no tiene futuro si fe y religión se ven y se entienden fundamental y esencialmente como un arreglo institucional.

“La fe no tendrá futuro si creemos que la Iglesia es fundamentalmente una institución que debemos apuntalar para que siga existiendo”, afirmó Curry. “Digo esto como un hombre de 65 años que, cuando termine mi período como obispo primado, me iré al Fondo de Pensiones de la Iglesia. No soy anti-institucional”.

El tipo de preguntas que él joven me hizo, añadió Curry, no son llamados a la Iglesia a poner en marcha otro plan estratégico, sino a atreverse “a preguntarle al Espíritu: ‘¿adónde iremos?’”.

Curry le recordó al Consejo que la Iglesia cristiana “sólo ha sido una institución periódicamente; comenzó como un incipiente Movimiento de Jesús”. En siglos posteriores, dijo Curry, se convirtió en institución y coronó emperadores, sólo para verse dividida por cismas y reformas teológicas. La iglesia ha pasado de las iglesias establecidas de la mayoría a “una frágil minoría”.

El camino del amor que Jesús ejemplificó no es sólo el camino del amor para el mundo, siguió diciendo Curry. Puede ser el camino de la vida para la Iglesia si ella puede dar testimonio de ese camino del amor. “Cuando somos menos que eso, entonces debemos morir, porque no tenemos nada que darle al mundo”, afirmó.

El Obispo Primado insistió en que el Espíritu Santo estaba inspirando a los miembros del Consejo “a pensar, a orar, a escuchar lo que el Espíritu dice a nuestra Iglesia y encontrar nuestra vida”.

Curry dijo: “Puede que no tengamos por delante tiempos fáciles, pero eso está bien. Nuestro Señor fue crucificado; Pilato pensó que lo había matado, pensó que él había quedado fuera de combate, pero el domingo por la mañana, el hermano se levantó y es a él a quien seguimos. Si seguimos su manera de amar, entonces las puertas del infierno no prevalecerán contra nosotros”.

El Consejo le dio a Curry una ovación de pie cuando él concluyó. 

La Rda. Gay Clark Jennings, presidente de la Cámara de Diputados y vicepresidente del Consejo Ejecutivo, le dijo al Consejo que ella espera que haya tiempo de que todos los cónyuges de los obispos sean invitados a la Conferencia de Lambeth 2020. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

Abordando el problema de Lambeth

El secretario general de la Comunión Anglicana Josiah Idowu-Fearon escribió el 15 de febrero en un blog del Servicio de Noticias de la Comunión Anglicana que Welby había invitado “a todos los obispos activos” porque “es como debe ser: reconocemos que todas las personas consagradas en el oficio de obispo deben poder asistir.

“Pero el proceso de invitación también ha debido tomar en cuenta la posición de la Comunión Anglicana sobre el matrimonio, que es la unión de por vida de un hombre y una mujer”, escribió Idowu-Fearon. “Esta es la posición establecida en la Resolución I.10 de la Conferencia de Lambeth 1998. En virtud de esto, sería inapropiado que cónyuges del mismo sexo sean invitados a la conferencia”.

La Resolución 1.10 fue aprobada por la Conferencia en 1998 luego de un acalorado debate.

Jennings dijo que el texto de Idowu-Fearon promulgaba “una concepción errónea sobre el gobierno de la Comunión Anglicana al afirmar que esa resolución definía la posición de la Comunión Anglicana sobre el matrimonio.

Ella explicó que de los cuatro Instrumentos de la Comunión —el Arzobispo de Cantórbery, la Conferencia de Lambeth, la Reunión de los Primados y el Consejo Consultivo Anglicano, o ACC [por su sigla en inglés]— solo el ACC es visto como la entidad jurídica de la Comunión Anglicana por los documentos rectores de los instrumentos y por el derecho británico. Por consiguiente,  dijo Jennings, fijar una norma es competencia del ACC.

Ella también hizo notar que la referencia de la resolución al matrimonio como una “unión de por vida” no parece tener en cuenta a los cónyuges de obispos, del sexo opuesto, que se han divorciado y se han vuelto a casar y que sin embargo son invitados a Lambeth. “No nos queda más que llegar a la conclusión de que la exclusión de cónyuges del mismo sexo es una decisión selectiva —y e incluso hasta arbitraria”, recalcó.

Jennings sugirió que, si la Comunión no puede resolver invitar a todos los cónyuges de los obispos, “creo que se acerca el día en que debamos examinar cuidadosamente dónde y cómo invertimos los recursos de la Iglesia Episcopal a través de la Comunión Anglicana”.

La presidente de la Cámara de Diputados no abundó en esto, y advirtió que su posición “no es en modo alguno lo mismo que decir que no deberíamos relacionarnos con el resto de la Comunión Anglicana”.

El presupuesto de la Iglesia Episcopal 2019-2021 dedica $1,15 millones a la obra de la oficina de la Comunión Anglicana (renglón 416 aquí) más $538.000 adicionales en subvenciones globales para otras provincias de la Comunión. El presupuesto incluye también casi $2,3 millones en costos de personal en las partidas correspondientes a la Comunión Anglicana, pero ese dinero cubre a miembros del personal de la Iglesia Episcopal que trabajan con compañeros y programas a través de la Comunión.

Haciéndose eco de la distinción hecha por Curry entre las estructuras institucionales de una iglesia y la encarnación local de su misión, Jennings dijo que sus viajes a través de la Comunión le han probado que la Comunión “no consiste en una serie de dictados de los arzobispos o de una oficina en Londres, sino en relaciones mutuas, vivificadoras y salvíficas arraigadas en diócesis, congregaciones, y redes a través del mundo.

“Esa es la Comunión Anglicana que merece nuestra energía y nuestra atención, nuestro compromiso y nuestros recursos”, afirmó ella.

El impacto de la decisión de Welby

La negativa de Welby afecta actualmente a dos obispos y a un obispo electo en la Comunión Anglicana. Mary Glasspool, obispa auxiliar of la Diócesis de Nueva York es la única obispo en activo servicio de la Iglesia Episcopal que tiene un cónyuge del mismo sexo.

El Rdo. Thomas Brown debe ser ordenado y consagrado el 22 de junio como el próximo obispo de la Diócesis de Maine. Él está casado con el Rdo. Thomas Mousin. La diócesis eligió a Brown el 9 de febrero. Su elección está a punto de entrar en el proceso de consentimiento que es requisito canónico en todas las elecciones de obispos.

El único otro obispo activo en la Comunión Anglicana a quien se aplica la decisión de Welby es a Kevin Robertson, obispo sufragáneo de la Diócesis de Toronto, que se casó  con Mohan Sharma, su pareja de casi 10 años, el 28 de diciembre de 2018. La diócesis lo felicitó por su matrimonio, al cual asistieron el arzobispo de Toronto Colin Johnson y el obispo diocesano de Toronto Andrew Asbil. Robertson le dijo recientemente a Episcopal News Service que Welby le dijo en persona este mes que Sharma no sería invitado. Robertson y Sharma son los padres de dos niñas.

“Yo no puedo pasar por alto que la Oficina de la Comunión Anglicana ha creado una situación pública en que dos niñas se enteran de que la jerarquía de la Iglesia considera que su familia es motivo de vergüenza y digna de exclusión”, dijo Jennings. “Eso me pone muy furiosa. Que los niños pequeños se conviertan en daños colaterales, ese no es el camino del amor”.

Después que Jennings concluyó, recibió una ovación de pie del Consejo y Curry le dijo: “Gracias, señora Presidente, Amén”.

También en el primer día de la reunión

* El Consejo Ejecutivo también oyó un informe del tesorero Kurt Barnes que mostró que la Iglesia terminó el trienio 2016-2018 con de $5 millones a $6 millones más de ingresos de lo que tuvo en gastos, debido en gran parte a que el inicio de algunos programas se retrasó en el trienio actual. La cartera de inversiones de la Sociedad Misionera Nacional y Extranjera (DFMS por su sigla en inglés) se redujo en más de un seis por ciento en 2018, informó Barnes, quien hizo notar que el año fue difícil en todas las inversiones. Afirmando que la DFMS (la entidad corporativa y legal de la Iglesia) “siempre mirará al largo plazo”, Barnes explicó que el promedio anual a 10 años de una cartera de inversiones de aproximadamente $40 millones es de un 9,7 por ciento luego de honorarios y gastos.

La cartera recuperó un 6 por ciento en enero. “Esperamos y oramos que continúe así por el resto de este año”, dijo Barnes, resaltando que el crecimiento de este año afecta la cantidad de dinero disponible para la Iglesia durante los próximos dos años, debido a la manera en que se calcula la extracción presupuestaria en base a los ingresos de inversiones. Diane Pollard, miembro del Consejo, advirtió que algunos inversionistas temen que el rendimiento de los mercado de inversiones en enero sea  “una especie de Disneylandia” y que no se sostenga.

Twitter Ads info and privacy

Barnes le informó también al Consejo de la venta de una manzana urbana en Austin, Texas, la cual se había esperado fuera el sitio de los nuevos Archivos de la Iglesia Episcopal, había dejado netos “en el orden de los $20 millones” después de liquidar la deuda del terreno.  La Iglesia está obligada por un acuerdo de confidencialidad con los compradores, típico en transacciones de este tipo y magnitud, a no revelar el precio de la compra.

Scott Hayashi, obispo de la Diócesis de Utah y miembro del Consejo Ejecutivo, brinda el acompañamiento musical para el cántico de“Quiero caminar como un hijo de la luz”, durante la Oración Matutina. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

El resto de la reunión

Después de la plenaria de apertura el 21 de febrero, el Consejo pasó el resto del día en reuniones de sus cuatro comités. Lo mismo ocurrirá en la mañana del 22 de febrero. Más tarde ese día, los miembros del Consejo visitarán el Centro Conmemorativo Nacional y Museo de Oklahoma City . El museo conmemora la voladura del Edificio Federal Alfred P. Murrah, que llevara a cabo Timothy McVeigh el 19 de abril de 1995, un acto de terrorismo que mató a 168 personas y lesionó a otras 600.

Las reuniones de comités ocuparán la mañana del 23 de febrero, y los miembros volverán a la sesión plenaria esa tarde durante la cual los comités comenzarán a hacer sus informes y a presentar resoluciones a la consideración del organismo en pleno. Los miembros se trasladarán a la catedral episcopal de San Pablo [St. Paul’s Episcopal Cathedral] en Oklahoma City para participar en la eucaristía en la mañana del 24 de febrero. El Consejo concluirá su reunión esa tarde.

El Consejo Ejecutivo lleva a cabo los programas y políticas adoptadas por la Convención General, según el Canon I.4 (1). El Consejo está compuesto de 38 miembros, 20 de los cuales (cuatro obispos, cuatro presbíteros o diáconos y 12 laicos) son elegidos por la Convención General, y 18 por los nueve sínodos provinciales (un clérigo y un laico cada uno) por períodos de seis años, además del Obispo Primado y el Presidente de la Cámara de Diputados [que son miembros ex oficio]. Además, el vicepresidente de la Cámara de Diputados, el Secretario, el Director de Operaciones, el Tesorero y Director de Finanzas tienen asiento y voz, pero no voto.

Algunos miembros del Consejo están enviando mensajes por Twitter a través de #ExCoun.

La reunión del 21 al 24 de febrero está teniendo lugar en el Hotel Sheraton Midwest City  en el Centro de Conferencias Reed.

— La Rda. Mary Frances Schjonberg es jefa de redacción interina de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.

The post El Consejo Ejecutivo instó a reflexionar sobre el futuro de las comunidades de fe y la Comunión Anglicana appeared first on Episcopal News Service.

Kathryn Ryan elected bishop suffragan for Texas’ western region

Mon, 02/25/2019 - 10:41am

[Diocese of Texas] The Rev. Canon Kathryn ‘Kai’ Ryan was elected Feb. 22 as bishop suffragan for the western region of the Episcopal Diocese of Texas.

Ryan, 54, currently serves as Canon to the Ordinary for the Diocese of Texas. She was elected to become the next bishop suffragan as lay and clergy delegates gathered at the 170th Diocesan Council at The Woodlands Waterway Marriot. Ryan received 283 of 441 votes cast in the lay order and 137 of 235 cast in the clergy order on the first ballot.

The other candidates were:

The Rev. Hannah E. Atkins Romero, Rector, Trinity Episcopal Church, Houston, Texas.
The Rev. Canon Glenice Robinson-Como, Canon Missioner for Outreach and Justice Ministries, Christ Church Cathedral, Houston, Texas.

By canon, a bishop suffragan will serve “under the direction” of Diocesan Bishop Andy Doyle and will have oversight of congregations in the western region of the diocese, with an office in Austin.

“I am so grateful to the search committee and the transition committee and all who have worked on this process over the past year. This has been a really long year and the fact that we got through it has been a result of walking together,” said Ryan. “I especially want to thank Hannah, Glenice and their families. I trust that God and you will teach me how to be the bishop that God and you need.”

Ryan’s breadth of experience includes working in four dioceses as well as involvement in Provincial Synod and General Convention. She also participated in the national Gathering of Leaders for young clergy and served nearly 15 years in a culturally diverse parish as rector.

Ryan will be seated and consecrated as bishop suffragan on June 1 in Austin, Texas.

The post Kathryn Ryan elected bishop suffragan for Texas’ western region appeared first on Episcopal News Service.

Executive Council takes action on series of revenue questions

Sun, 02/24/2019 - 5:01pm

[Episcopal News Service – Midwest City, Oklahoma] During its Feb. 21-24 meeting here, The Episcopal Church Executive Council made a number of decisions about the church’s finances.

The main actions centered on revenue, including its on-going response to dioceses that say they cannot pay the full 15 percent of their income — or the assessment — that the church’s canons require they contribute to church-wide operations. Council also considered how to handle the money it earned from the sale of a city block in Austin, Texas.

Granting four assessment waivers while denying a fifth

At the 2015 meeting of General Convention, bishops and deputies turned the-then voluntary diocesan budgetary asking system into a mandatory assessment, beginning with the 2019-2021 budget cycle. Dioceses may ask for full or partial waivers. Without getting a waiver, a diocese that does not pay the full assessment will be unable to receive grants or loans from the Domestic and Foreign Missionary Society (the church’s legal and corporate entity).

The Rev. Mally Lloyd, chair of the council’s finance committee reported to the council on Feb. 23 that by lowering the percentage that dioceses were asked to pay, and adding the waiver process while requiring payment, the number of dioceses fully participating has gone from 44 in 2013 to 75 dioceses in 2019.

“We have made incredible progress,” she said.

Council members agreed to give the Diocese of the Central Gulf Coast a waiver because it had submitted a plan to increase its payments over the course of the triennium. It will pay 12 percent in 2019; 14 percent in 2020 and 15 percent in 2021. The council also granted one-year assessment waivers to the Diocese of Colombia, which will pay $1,500 this year; the Diocese of the Dominican Republic, which will pay $15,000; and, the Episcopal Church in Taiwan, which will pay $3,000.

The council denied the Diocese of Dallas’ waiver request. Lloyd said the Dallas diocese has pledged to be at the 15 percent mark by 2022, but noted that “their 15 percent is split between about 12 percent that comes to us and 3 percent that goes to other ministries of the church of their choosing.

“The committee felt that the assessment is not a split-able entity,”she said.

The council’s Assessment Review Committee has waiver requests pending from Colorado, the Convocation of Churches in Europe, Honduras, Pennsylvania, Rio Grande and Venezuela, according to Lloyd.

Albany and Florida have committed to paying less than 15 percent and have not asked for waivers, she said. Fond du Lac has also committed to less than the required amount but will be requesting a waiver. Thirteen dioceses have not yet submitted their commitments.

At its October 2018 meeting, council members granted waivers to Arizona, Haiti, Mississippi, Puerto Rico, Virgin Islands and West Texas.

The waivers decision came on the same day that council agreed to forgive a loan and interest of $233,614.38 extended to the Episcopal Church in Navajoland. The Episcopalians there will pay $100 as payment in full through a deduction from its next monthly block grant payment. They also pledged to pay Navajoland’s full assessment beginning this year.

Investing the proceeds of the Archives land sale and dealing with a budgetary surplus

Lloyd also led the council through a step-by-step recommendation about what to do with two sources of revenue. One is how to allocate the $5.7 million in revenue from the 2016-2018 triennium that remained after expenses were covered. The other is how to allocate $19 million netted from the sale of a city block in Austin after paying off the debt on the land.

Council had previously agreed to move $1.1 million of the $5.7 million extra from the previous budget into the current one because that amount had been budgeted for racial reconciliation work. The money, however, was not expended because of the program’s long start-up process

The members agreed with the finance committee’s recommendation that they allocate 20 percent, or $920,000, to the church’s short-term reserves and to keep the balance of $3.680 million in the treasury’s cash operating account to fund various non-budgetary actions approved by council.

They also agreed to allocate $2.880 million of the proceeds from the sale of the Austin land to the short-term reserves, bringing that account up to the $9.5 million that the committee has said would be needed to fund three months of church-wide operations. The account has not been fully funded in a number of years, Lloyd said.

The council set up a trust fund for the $16.340 million remaining from the Austin land sale. The church had hoped to use the city block as the site of a new Archives of The Episcopal Church, but later decided that the value of the property had increased so much that it made sense to sell the land and take more time to decide on the parameters of a new Archives building, according to a press release.

Presiding Bishop Michael Curry said the money was “being put aside for the time being” and will not “be frittered away.” He said he hopes the council members will have a report on next options for the Archives by as early as their June 10-13 meeting.

Lloyd said that the finance committee knows that it, Executive Council and General Convention must be disciplined about the existence of that money. She said there is always the temptation to go after parts of the $420 million the DFMS has invested. The committee members discussed at length the concerns about the “slippery slope of the little nibbles here and the little nibbles there, and we as the finance committee are not going to be party to that,” she said.

The council approved the committee’s proposal via resolutions FIN021 and FIN029 on two voice votes with scattered opposition.

Among other action at the meeting

* Council revised the 2019 budget for The Episcopal Church to increase the non-government refugee ministry budget; add $125,000 for Spanish translation of the Title IV training website; and, add $449,000 for ongoing software development, licensing, hosting, maintenance fees and technical requirements of General Convention.

* Expressed “deepest concern regarding the humanitarian and political crisis affecting Venezuela and sends greetings to our brothers and sisters in the Diocese of Venezuela,” which is part of The Episcopal Church. The country, which has been wracked by political upheaval for years, saw a huge outbreak of violence during the days of the council’s meeting. The resolution sought to assure Venezuelans “that they are not alone, that we remember them and are praying daily for their safety and well-being, and that we reach out to them in love and affection, even as we seek ways to bring peace and security to them, their families, and their churches.”

The Executive Council carries out the programs and policies adopted by the General Convention, according to Canon I.4 (1). The council comprises 38 members – 20 (four bishops, four priests or deacons and 12 lay people) elected by General Convention and 18 (one clergy and one lay) by the nine provincial synods for six-year terms – plus the presiding bishop and the president of the House of Deputies. In addition, the vice president of the House of Deputies, secretary, chief operating officer, treasurer and chief financial officer have seat and voice but no vote.

Some council members are tweeting from the meeting using #ExCoun.

The Feb. 21-24 meeting is taking place at the Sheraton Midwest City Hotel at the Reed Conference Center.

Episcopal News Service’s previous coverage of the meeting is here. A summary of all resolutions passed at the meeting is here.

– The Rev. Mary Frances Schjonberg is the Episcopal News Service’s senior editor and reporter.

The post Executive Council takes action on series of revenue questions appeared first on Episcopal News Service.

Pages